Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • martes, 21 de mayo de 2024
  • faltan 327 días para el Domingo de Ramos

Carta abierta a José Antonio Rodríguez Benítez, Pregonero de las Glorias de Sevilla de 2007. Juan Manuel Labrador Jiménez


 Caía la noche del 27 de noviembre de 2006, acababa de celebrarse la festividad de Cristo Rey del Universo, y Sevilla se imbuye en el tiempo de adviento cuando la Virgen del Amparo ha bendecido a toda la urbe con su corazón alado, hasta que florezca de nuevo su sonrisa en el ecuador de la estación primaveral. Sin embargo, en esta ciudad siempre hay una persona que es tocada por la mano de María para que jamás olvide su gloria, y prepare así para Ella el mejor canto de amor que se le pueda ofrecer.

Esa persona tocada por la gracia mariana cuenta sólo con 23 años de edad, convirtiéndose en el segundo cofrade más joven que va a pronunciar el Pregón de las Glorias. Su nombre es José Antonio Rodríguez Benítez, y quien escribe esta carta abierta cuenta con su amistad desde hace varios años.

¿Quién te iba a decir, querido amigo, que con tu voz ibas a representar tan tempranamente en tu vida a los jóvenes cofrades en el atril catedralicio? Sin duda, ha sido nuestra Divina Pastora de Triana la que ha querido que así sea, Aquella misma que, con su Dulce Nombre, te ofrece toda la Esperanza que te va a ser necesaria para guiarnos con tu sosegado verbo hasta la Madre misma de Dios.

Aún conservo el recuerdo fresco en la memoria de aquel primer pregón que pronunciaste el 30 de marzo de 2001 en tu colegio de Umbrete, y cómo te embargaba la emoción al ir pasando temblorosamente los folios de tu disertación, y un año después, el 9 de febrero, la Estrella, como tú mismo dijiste, te condenaba a darle la espalda para decir el Pregón de la Juventud Cofrade de Triana, y colmándose tus sueños, el 14 de marzo de 2003, lo diste todo en la capilla marinera de la Señora para proclamar todo lo que la amas, dándote las fuerzas que necesitabas nuestro Cristo de las Tres Caídas.

 Tu voz siempre ha sido clave para abrir el corazón de mucha gente que te admira y aprecia. Sin embargo, no puedo olvidar -ni quiero- aquellas noches en Guillena, cuando nos encargábamos en la radio local de su programa de Semana Santa, y pensar que mis primeros recuerdos como estudiante universitario de Periodismo están contigo en aquellos micrófonos... ¿Quién me iba a decir a mí que, tan pronto, un buen amigo sería Pregonero de las Glorias?

Hemos vivido muchas cosas juntos, muchas alegrías y penas, porque hasta estuviste a mi lado hace cinco años cuando sufrí aquella despedida tan inesperada... Noches de radio, de tertulias cofrades, de novenas a la Señá Sant´Ana, de ensayos de costaleros de nuestra Pastora, de cultos ante la Esperanza... Y noches de palabras, de versos, de llevar a gala nuestra profesión basada en la comunicación.

Permíteme, José Antonio, vivir de cerca contigo este momento irrepetible en el acontecer diario de tus cosas, déjame ser Pregonero, contigo, de las Glorias ante la Virgen de las Mercedes, y que el 5 de mayo sea el día de nuestro Pregón, el que todos tus amigos queremos compartir a tu lado.

Querido amigo, colega de labores periodísticas y, ante todo, hermano de devociones compartidas que nos unen en un afecto común, disfruta de todo este tiempo, y no olvides jamás el apoyo que siempre te hemos brindado, pero ahora más que nunca.

Alza la voz, Pregonero...

Fotos: Juan Manuel Labrador y Francisco Santiago










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.