Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • jueves, 13 de junio de 2024
  • faltan 304 días para el Domingo de Ramos

Provincia. La Virgen de Consolación vivió su gran día (Utrera)


 Utrera Digital. La Virgen de Consolación de Utrera celebra sus 500 años de devoción en este Año Jubilar 2007. Una gran fiesta que el municipio sevillano vivió ayer con esplendor y que para el Cardenal de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, -ofició el Pontifical en honor a la patrona de Utrera-, significa que “Utrera tiene grandes asentamientos y convicción a su Señora, pues posee cimientos sólidos para que esa devoción perdure quinientos años”.

Con un mensaje de esperanza y amor, Amigo Vallejo, quiso acompañar  Amigo Vallejo presidió el Pontifical al pueblo de Utrera y a todos aquellos miles de peregrinos de poblaciones colindantes que durante la madrugada del sábado 8 de septiembre –festividad de Nuestra Señora de Consolación de Utrera- acudieron a su cita anual a rendirse ante la Virgen de Consolación y, asistieron a las ceremonias religiosas que se celebraron: “al decir Utrera digo todo lo que está unido a esta población, una devoción que une a pueblos y  Miles de peregrinos ante la Señora de Utrera hace que el nombre de Utrera esté también en los labios de la Diócesis ”.

 Así, un reguero de personas llegaba hasta el santuario de Consolación en este año tan especial. El templo permaneció abierto durante toda la noche para acoger a estos peregrinos “en una mañana tan santa que nos indica un día lleno de luz”, dijo el Cardenal de Sevilla en su homilía, a la que asistieron cientos de visitantes y las autoridades locales.

Un día éste el del 8 de septiembre en el que la Virgen de  Consolación volvió a salir de “su casa” como ya ocurriese en el mes de abril durante la novena por los barrios de la ciudad. En esta ocasión, y con motivo del Año Jubilar y el V Centenario de su llegada a Utrera, la imagen de la patrona realizó una salida extraordinaria por la explanada del santuario que comenzó a las ocho de la mañana. Previamente, se celebró el Rosario de la Aurora que partió una hora antes de la parroquia de Santa María y finalizó en el santuario para iniciar la procesión.

Portada en andas por los propios devotos, la Señora de Utrera fue vestida con sus   mejores galas que iba estrenando para la ocasión: saya blanca, manto celeste, ráfaga nueva, la media luna a sus pies y la corona que portó en su Coronación Canónica en el año 1964, mientras que el exorno floral consistió en nardos y gladiolos blancos. En el lugar del camarín donde la imagen suele estar habitualmente se colocó un sillón como “si la Virgen se hubiese levantado para ver a su pueblo”.

Con el repique de las campanas del santuario, los devotos la esperaban. Una lluvia de pétalos de flores acompañó la salida del santuario al compás de palmas por bulerías, olés y vivas a la Virgen de Utrera. Un camino en el que la patrona no estuvo sola pues muchos utreranos y visitantes de localidades de Los Molares, Los Palacios, Dos Hermanas, Mairena del Alcor, Montellano, y otros pueblos, la acompañaron en este día de su  festividad.

Una hora más tarde, la imagen volvía al templo donde a su recogida ante la Virgen se celebró una eucaristía en la que intervino el coro flamenco de la Cátedra de Flamencología de Utrera. Y a las 11.30 horas se celebró el Pontifical que presidió el Cardenal de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, quien a mediodía recibió en el ayuntamiento el Mostachón de Oro’ galardón concedido por la Orden del Mostachón de Utrera, por su contribución al engrandecimiento del nombre de la localidad a raíz de este Año Jubilar 2007.

Fotos: Salvador Criado Juárez.

Sitio relacionado: www.utreradigital.com










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.