Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • jueves, 20 de junio de 2024
  • faltan 297 días para el Domingo de Ramos

Restaurada la 2ª fase de la fachada del Palacio de Pedro I


 Arte Sacro. El Patronato del Real Alcázar y la Casa Consistorial acaba de finalizar la obra de restauración correspondiente al lateral derecho del frente norte del palacio del Pedro I o Palacio Mudéjar, que constituye el alzado visible desde el Patio de la Montería. Hace ahora algo menos de un año se concluyó la intervención en el cuerpo central, el elemento sin duda más significativo y emblemático del Alcázar. Los dos cuerpos laterales quedaron pospuestos con el fin de no tener oculta toda la fachada detrás de los andamios y poder revisar, si era necesario, las siguientes intervenciones a la luz de las experiencias que se van adquiriendo.

La fase ahora concluida se ha llevado a cabo con similares criterios a los aplicados en la anterior. No se planteaban problemas estructurales de importancia dado el estado, en general satisfactorio, del monumento, pero sí era necesario realizar consolidaciones generales de la decoración, limpiar todos sus elementos y dar los tratamientos adecuados para su conservación, tal y como se ha venido realizando en numerosas ocasiones a lo largo de su ya dilatada historia.

A diferencia del cuerpo central, los laterales de la fachada no están construidos en piedra sino en ladrillo. La zona baja la compone una arquería que en un primer momento se remataba con un alero al nivel del piso alto. Una ampliación, seguramente de finales del siglo XV, añadió una galería superior compuesta por arcos y yeserías apoyados en pilares de ladrillo y columnas de mármol. Seguramente en ese momento se tapió la arquería del piso bajo al abandonarse el proyecto inicial que preveía soluciones semejantes en todos los lados del patio. A juzgar por los datos obtenidos en los análisis ahora realizados, es probable que el alero primitivo se reutilizara recolocándolo sobre la nueva galería. Este elemento de madera policromada es de factura semejante al que remata el cuerpo central, aunque de desarrollo mucho más sencillo.

La intervención ahora realizada ha consistido en una limpieza general de todo el conjunto, utilizando las técnicas más adecuadas a cada caso y a cada material. En el alero de madera ha sido necesario efectuar una fijación previa de la policromía que se encontraba muy craquelada y desprendida del soporte. Posteriormente se ha procedido a la consolidación y reintegración de la madera. Se ha podido comprobar que en la restauración realizada a mediados del siglo XIX se sustituyeron la mitad de los canes, colocando alternativamente un can antiguo y otro de nueva factura. Esto indica que el alero fue totalmente desmontado y remontado con tal motivo. Los análisis de dendrocronología parecen indicar que hubo también una restauración importante en el siglo XVI con sustitución igualmente de algunos elementos. Tras la consolidación de la estructura se procedió a la limpieza de la capa pictórica, a su reintegración con técnicas reversibles e identificables, y a dotarla de un tratamiento protector. Tanto la madera del alero como la de la estructura de la cubierta han sido tratadas contra agentes xilófagos.

Las yeserías han sido igualmente objeto de una consolidación y fijación de elementos desprendidos y a una limpieza por procedimientos mecánicos y aplicación de productos adecuados. Especial atención se ha prestado a la preservación de los restos de policromía, desgraciadamente muy escasos en las zonas más expuestas a la intemperie. En la galería superior se han eliminado instalaciones eléctricas ya en desuso y un armario sin utilidad ubicado en un extremo de la misma y sin ningún valor. Las columnas y capiteles de mármol que soportan las yeserías se han limpiado mediante la aplicación de emplastes con bifluoruro de amonio y mecánicamente, mediante punta de bisturí, en zonas de difícil aplicación y con grandes concentraciones de suciedad.

Los pilares y arcos de ladrillo se han limpiado igualmente con cepillos de fibra suave previa humectación y aplicaciones de emplastes en donde la suciedad era más persistente. Se ha procedido también ha repasar los rejuntados mediante mortero de cal adecuadamente coloreado para que entone con las partes antiguas.

Con la acción ahora realizada en el lado derecho de la fachada se ha logrado detener el deterioro que manifestaban algunos elementos ornamentales y entonar el aspecto de esta zona con la parte central sin que por ello resulte excesivamente llamativa la intervención.

Cuando se haya concluido la tercera fase, que afectará al lado izquierdo del conjunto, esperamos haber dado un paso más en la adecuada conservación del Real Alcázar siguiendo el criterio de realizar un mantenimiento continuo, como afortunadamente se ha venido realizando desde sus orígenes, y logrando de este modo conservar tan valioso patrimonio para las generaciones futuras. 

PRESUPUESTO TOTAL: 253.854,13 €

PLAZO: 8 meses

ARQUITECTO: Antonio Almagro Gorbea

SITUACIÓN: Finalizada

Datos relativos a la Restauración de la Fachada del Palacio de D. Pedro I. 3 ª fase:

PRESUPUESTO TOTAL: 242.353,67 €

PLAZO: 8 meses

ARQUITECTO: Antonio Almagro Gorbea

SITUACION: Realizado el Proyecto y en fase de contratación de las obras.  










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.