Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Cuaresma
  • martes, 02 de marzo de 2021
  • faltan 26 días para el Domingo de Ramos

Llegó el Adviento. Manuel Enríquez Becerra


Hoy domingo 29 de noviembre, los cristianos celebramos el primer domingo de Adviento, empezando a celebrar el comienzo del año Litúrgico; y con él la preparación para conmemorar la venida de Jesús al mundo. 

El Adviento suele empezar el último domingo de noviembre, después de la festividad de Cristo Rey; que es cuando finaliza el anterior año Litúrgico, para que coincidan los cuatro domingos, anteriores al día 24 de diciembre, y así poder encender cada domingo una vela de la corona del Adviento; antes de la festividad del Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo. 

Es tiempo de preparación y de mucho rezo para los cristianos; y sobre todo para los católicos, ya que se avecina la Natividad del Hijo de Dios. 

El tiempo de Adviento suele durar 28 días es decir cuatro semanas; con sus cuatro domingos festivos. En los cuales se prepara una corona de hojas de pino en las iglesias; con cuatro velas cada una de un color, y cada una se enciende cada domingo, anterior al 24 de diciembre. 

Cada vela tiene un significado, es decir una virtud, la primera es: el amor, la segunda, la paz, la tercera, la tolerancia, y la cuarta, la fe. 

La corona del Adviento también se puede poner y adornar nuestros hogares, llevando anteriormente la corona a la Iglesia para que sea bendecida por el sacerdote; ante la corona, nuestros hogares estarán en silencio y en oración, y meditaremos las cuatro semanas que dura el tiempo de Adviento; haremos reflexión de nuestros pecados y sentimientos y leeremos la Biblia. 

En los hogares es conveniente poner la corona del Adviento en un sitio preferente de la casa; que los niños la estén viendo continuamente para que no se les olvide, que viene un tiempo nuevo con la llegada de Jesús.  

También sería un rito muy bonito que toda la familia participe en el alumbrado de la corona, que uno se encargue de apagar las luces de la casa, para el encendido de las velas, otro encienda las velas, que otro ponga la música de algún villancico, otro se encargue de leer los párrafos de la Biblia, y así participar todos de la corona del Adviento. 

Las bolas de colores que se ponen conjuntamente con las ramas de pino en la corona del Adviento; significan, los frutos del Edén con Adán y Eva, que trajeron el pecado al mundo, pero recibieron también la promesa del Salvador Universal. 

El termino Adviento viene del latín adventus, que significa venida, llegada. El color escogido para la Liturgia es el color morado, como tiempo de penitencia y preparación, para el tiempo que se nos avecina, la llegada del Mesías. 

El adviento está dividido en dos partes: las primeras dos semanas sirven para meditar sobre la venida del final del Señor; cuando ocurra el fin del mundo, mientras que las dos siguientes sirven para reflexionar concretamente sobre el nacimiento de Jesús, y su irrupción en la historia del hombre en Navidad. 

Muchos católicos conocen el tiempo de Adviento, por las tareas cotidianas, los preparativos a La Navidad; como poner el belén los exámenes de los estudiantes, ó otros menesteres hacen que los cristianos no reflexionen más sobre el tiempo de Adviento; que es un tiempo para reflexionar en lo que se nos avecina, como es la llegada de Jesús; y un tiempo de mucha meditación y oración, para prepararnos de que se nos avecina la llegada del Mesías; el Salvador y Redentor del Universo.

Manuel Enríquez Becerra. 










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.