Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • sábado, 16 de febrero de 2019
  • faltan 57 días para el Domingo de Ramos

La Real Maestranza tendrá nueva enfermería, un museo mayor y una antigua puerta. Carlos Navarro Antolín. Diario de Sevilla.


La plaza de toros ya está en obras. La Real Maestranza de Caballería, propietaria del coso del Baratillo, ha comenzado la construcción de una nueva y moderna enfermería que estará ubicada en el sector más cercano a Adriano, debajo de los tendidos 9 y 11. Desde la acera de esta calle se aprecia con claridad estos días el movimiento de albañiles, sobre todo para recrecer 1,20 metros el suelo para que se quede al mismo nivel que el del piso de la plaza y facilitar el acceso de toreros heridos. El teniente de hermano mayor de la institución nobiliaria, Alfonso Guajardo-Fajardo y Alarcón, asegura que esta enfermería, diseñada con asesoramiento del doctor Vila, será de "última generación". Contará con ascensor y con un total de 268 metros cuadrados en los que se distribuirán quirófanos, despachos, pasillo y capilla, entre otras dependencias.

El acceso a esta nueva enfermería desde el ruedo de la plaza se hará por una puerta histórica del coso que será recuperada expresamente con tal motivo. Se trata de la conocida antaño como Puerta del Despeje, una de las seis que históricamente han existido en el coso, ubicada frente por frente a la actual puerta de la enfermería, tal como se aprecia en los planos de 1913 que conserva la Corporación. Recibía ese nombre por ser la utilizada por la Policía para despejar al público en caso de altercados. A la enfermería también se podrá acceder desde el exterior, por un acceso que se habilitará hacia la calle Adriano. Esta nueva ubicación también facilitará la evacuación en ambulancia de un diestro herido al no tener que cruzar ya el vehículo de emergencia por la Puerta del Príncipe. El espacio que ocuparán estas nuevas dependencias se corresponde con el de antiguos locales comerciales.

La recuperación de esta puerta supondrá que el actual vomitorio tendrá que ser ensanchado alrededor de 4 metros, lo que conllevará la supresión de casi 40 localidades correspondientes a los asientos de las barreras y de varias filas de los tendidos. A la terminación de la construcción de la enfermería y a la consiguiente recuperación de la histórica puerta le seguirá la ampliación del museo taurino. Dada la envergadura de este proyecto, el propio Guajardo-Fajardo valora la importancia de estas reformas: "Se trata de una obra faraónica".

La Real Maestranza tiene claro que en un proyecto de estas dimensiones, dirigido por el arquitecto José Antonio Carbajal Navarro, no se debe trabajar con fechas fijas de entrega de la obra. Sólo está claro que mientras no se tenga finalizada la nueva enfermería, no se tocará la actual. Lo idóneo, obviamente, es que la nueva estuviera a punto con vistas a la próxima temporada taurina.

Las obras que ejecuta la Real Maestranza cuentan con el visto bueno de la Comisión de Patrimonio de la Delegación Provincial de Cultura. Es un plácet imprescindible habida cuenta de que la plaza de toros cuenta con el máximo nivel de catalogación urbanística, representado por la letra A, equivalente al título de protección integral. Todas estas reformas están valoradas en unos 600.000 euros.

Las obras que ya terminaron con éxito en la Real Maestranza fueron las de la construcción de un nuevo muro en la fachada hacia la calle Gracia Fernández Palacios, en el sector correspondiente al corral donde se celebra el reconocimiento veterinario de las reses que se lidian en el coso la jornada siguiente. El antiguo muro se estaba venciendo de forma inquietante, razón por la cual se optó por la construcción de uno nuevo (reproducción mimética del anterior) en una obra que ha costado alrededor de 240.000 euros. En la imagen superior, a la derecha, aparece el nuevo muro.

Trasladada la enfermería a su nueva ubicación, el museo taurino podrá ser ampliado a costa del espacio de las antiguas dependencias sanitarias y de las actuales taquillas, todo ello en el sector del edificio que da hacia el Paseo de Colón. En total, se calcula que el museo ganará entre 300 y 350 metros cuadrados que servirán para exponer muchos de los fondos artísticos que posee la Real Maestranzay que ahora mismo no pueden ser exhibidos por falta de espacio. Las taquillas de venta de localidades se abrirán en la actual zona de recepción del museo. La plaza de toros constituye la principal fuente de ingresos de la Real Maestranza, que dedica gran parte de sus esfuerzos a promover y potenciar numerosas obras sociales en la ciudad y a la colaboración directa con entidades e instituciones de reconocido prestigio en Sevilla.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.