Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Rosario
  • lunes, 21 de octubre de 2019
  • faltan 167 días para el Domingo de Ramos

Provincia. La Santísima Virgen proclamó su Paz por las calles de Estepa


 Manuel Pinto Montero. El pasado sábado 14 de septiembre la localidad serrana de Estepa conmemoró el XXV aniversario de la Primera salida Procesional de la titular mariana, María Santísima de la Paz,  de la Hermandad del Dulce Nombre de Jesús.  Minutos antes de la siete de la tarde el largo cortejo de mujeres con mantilla que acompañaban a la Dolorosa abandonaban la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de los Remedios, sede canónica de la Hermandad, iniciándose la Gloriosa Procesión que llevaría a la Santísima Virgen a recorrer gran parte de la localidad.

La blanca imagen de la Virgen abandonaba el Templo entre repiques de campanas y la suelta de palomas, quedando algunas de ellas en el interior del palio y posándose durante unos minutos en la mano de la Dolorosa o en su tocado, el símbolo de la Paz estuvo cerca de aquella que lo proclama bajo su mirada. 

María Santísima de la Paz fue  tallada por Francisco Buiza en 1979, siendo bendecida el 8 de septiembre de 1985. Pero no fue hasta la tarde del Miércoles Santo de 1988 cuando Estepa vio por primera vez en sus calles a esta bella dolorosa. Procesiona bajo palio de malla bordado en plata, lució la dolorosa saya blanca bordada y manto liso blanco. Sobre sus sienes corona de plata y en su mano izquierda rosario y un ramillete de nardos.  

Durante su procesión la Virgen de la Paz visitó el Templo Parroquial de San Sebastián donde llegó a estar bajo su bóveda. También visitó a las Hermanas de la Cruz y la abuela de Dios, la Señora Santa Ana. Al llegar la Santísima Virgen a la Plaza del Carmen, donde se encuentra el Ayuntamiento de Estepa, le fue entregada por parte del Excelentísimo Ayuntamiento de Estepa la Medalla de Oro a la Advocación de la Paz, representada por la bella dolorosa estepeña.

Con las primeras horas de la madrugada la Virgen regresaría a su barrio churretero donde la esperaban sus vecinos, aquellos que durante todo el año la veneran en el Templo de los Remedios. Devoción y fe  a su paso por la calle Roya o San Marcos donde la Banda del Carmen de Salteras no dejaba de tocar tras la Santísima Virgen de la Paz.

Estepa con su Hermandad del Dulce Nombre de Jesús proclamó la Paz que tanto el mundo necesita y la Virgen dejó a su paso por las calles de su pueblo.

Fotos: Manuel Pinto Montero

 










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.