Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • lunes, 20 de mayo de 2024
  • faltan 328 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Aznalcóllar se rindió ante la Santa Cruz de Arriba y María Santísima del Rosario. Traslado al Templo Parroquial


Manuel Pinto Montero. El pueblo de Aznalcóllar volvió a contemplar por sus calles a la Santa Cruz de Arriba y a María Santísima del Rosario con motivo de la celebración de las Fiestas grandes de la Cruz celebradas tras una larga espera de cuatro años. Ayer domingo 29 de julio, tras numerosos actos y festejos, llegaba el momento más esperado por todos los hermanos y devotos de la Santa Cruz de Arriba cuando se iniciaba, por la mañana, el Traslado Procesional de los titulares hasta el Templo Parroquial de Nuestra Señora de Consolación, donde se celebró la Solemne Función, en un Templo lleno de fieles.

El pueblo de Aznalcóllar se había engalanado para la ocasión con gallardetes, arcos y luces que embellecen las calles al paso de la comitiva procesional. Cercana a las once de la mañana todo los fieles y devotos se concentraban en la plazuela de la Cruz de Arriba frente a la Capilla de la Hermandad esperando el ansiado momento de ver de nuevo en las calles a la Santa Cruz de Arriba y a la Virgen del Rosario. La devoción de un pueblo se desató cuando la venerada Cruz atravesó el dintel de la Capilla y los cohetes surcaron el cielo anunciando el momento esperado.

Tras la salida de la Cruz el pueblo aguardó el momento de la salida de María Santísima del Rosario que volvía a las calles de su pueblo en un año especial para la corporación como es el LXXV Aniversario de su incorporación como titular. Con motivo de esta conmemoración su Hermandad le ha querido ofrecer una nueva corona para ceñir sus sienes. La Virgen del Rosario procesionó en este luminosa mañana sin su corona, que formó parte del cortejo portada por antiguos mayordomos. Ya en el Templo durante la Función le fue impuesta sobre sus sienes entre el fervor de todo su pueblo.

El traslado de la mañana apenas cubre los metros que separan la Capilla del Templo Parroquial atravesando la calle Sevilla que se engalana con arcos triunfales. La popular Hermandad de la Cruz de Arriba procesiona a la Santa Cruz de Arriba que fue bendecida el 31 de julio de 1899. Procesiona sobre paso de madera tallada y dorada, alumbrada por cuatro candelabros de madera tallada sobre la peana y otros cuatro de plata en las esquinas sostenidos por cuatro angelotes.  La Agrupación Musical Virgen de los Reyes de Sevilla acompañó a la Santa Cruz.

Tras un largo cortejo de mujeres de mantilla y representaciones de otras corporaciones procesiona María Santísima del Rosario, imagen mariana donada a la Hermandad en 1940, siendo restaurada por Antonio Castillo Lastrucci y bendecida el 11 de septiembre de 1943. La Santísima Virgen procesiona sobre paso de madera tallada y dorada, alumbrada por cuatro candelabros de guardabrisas en las esquinas. Lució saya blanca bordada y manto rojo bordado, sobre su mano izquierda sostiene al Santísimo Niño y en su mano derecha cetro dorado.  La Banda Municipal de Aznalcóllar acompañó a la Santísima Virgen del Rosario.

Esta banda se encargó se iniciar los sones musicales a la Salida de ambos titulares de su Capilla con la marcha “Viva la Cruz de Arriba” obra de Manuel López Farfán y que fue descubierta hace apenas unos años.

Con el repicar de las campanas de la esbelta torre de Consolación la gloriosa procesión de traslado llegaba a su fin. Ya en el Templo Parroquial de Nuestra Señora de Consolación tenía lugar la Solemne Función de una de las Hermandades más antiguas de la localidad, la fundación de la Cruz de Arriba tuvo lugar en mayo de 1783.

Por la tarde de nuevo volvieron a la calle la santa Cruz de Arriba y María Santísima del Rosario, pero ello se lo contaremos más adelante.

Fotos: Manuel Pinto Montero.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.