Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • domingo, 16 de junio de 2024
  • faltan 301 días para el Domingo de Ramos

Jueves pastoreños. El ajuar de la Imagen de la Divina Pastora en sus vestimentas. Francisco Javier Segura Márquez


A lo largo de los siglos, el culto a María Santísima, Divina Pastora de Nuestras Almas, Emperatriz de Cielos y Tierra ha ido requiriendo la adquisición y mantenimiento de múltiples piezas artísticas y de artesanía, fruto del hábil ejercicio de diversas disciplinas y con los más variados materiales, todos los cuales toman especial dimensión en la tarea del atuendo de la Imagen Titular de nuestra Hermandad, la cual ha contado, desde los inicios de nuestra historia, con un cuidado ajuar de elementos textiles que, hábilmente combinados por las personas encargadas de tan importante labor. Hoy en día, damos gracias al Padre por el trabajo entregado que su vestidor y Prioste, Don Álvaro Martín González, viene realizando durante los últimos quince años de forma continuada, junto a las Camareras de la Divina Pastora que han ido sumándose a tan alta labor. Ocupan hoy tan honroso cargo nuestras hermanas Concepción Rodríguez Cordero, Mª. Carmen Pernía Romero e Irene Astorga Pedrero, que comparten las obligaciones propias de tan alta labor.

 

Nosotros queremos brindar a los lectores del Jueves Pastoreño la oportunidad de contemplar, en apresurado compendio, las vestimentas con las que se ha presentado la Imagen de la Divina Pastora durante el año 2022. 

La primera imagen refleja la que tuvo lugar con motivo de la Fiesta de la Candelaria, en la cual la Imagen del Niño Jesús se viste con el tradicional batón de cristianar, mientras que la Divina Pastora porta en su mano la vela ritual. Para dicha ocasión, la Divina Pastora lució un hermoso manto de brocado en tono rosa fucsia, a juego con una nueva saya del mismo tejido en tono verde, todo ello confeccionado con el grupo de Costureras Jesuitas, que, como podrá valorarse al término de este documento, están realizando una ingente labor de actualización del ajuar de la Divina Pastora bajo la coordinación de su Vestidor y de nuestro hermano don Diego Jesús Geniz Velázquez, verdadero mentor y motor de la vinculación de este valioso grupo a nuestra Corporación.

 

Vestida de este modo, alcanzamos en el calendario la llegada de la Cuaresma, que sobrevino, tras la Semana Santa, en las celebraciones propias de la Pascua. En esta segunda imagen contemplamos ambos atuendos de nuestra titular. El conjunto de raso de seda color morado con apliques y encajes de hilo de plata, a conjunto con el juego de orfebrería usado en dicho tiempo, constituye ya una imagen clásica de nuestra titular para ese Tiempo en el que nuestra Hermandad también prepara, con sus actividades propias, la conmemoración de la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo, cuya imagen se prendió a su pecho en la medalla de plata de Nuestro Padre Jesús Nazareno, venerado en la localidad de La Algaba. 

El Domingo de Resurrección, con motivo de la Misa de Hermandad celebrada en nuestra Capilla, tras haber mantenido oculta la Imagen como indica la rúbrica cuaresmal a partir del V Domingo, pudimos contemplar a la Santísima Virgen vestida con un hermoso terno de brocado color perla con sedas de colores, novedad también ejecutada por las Costureras Jesuitas. Para este tiempo pascual, la Divina Pastora lució una mantilla sobre su cabeza, terciando el sombrero de hilos de plata a la espalda.

 

Habiendo ofrecido nuestra Hermandad a la Divina Pastora el voto de consagrar en su honor el mes de María a lo largo de los Domingos del mes de Mayo, es costumbre señalar con un cambio de atuendo la importancia de dicho tiempo. En la siguiente imagen, en la que podemos ver sobre la peana una azucena, de las que se ofrecen a la Divina Pastora en ese Ejercicio, su Imagen luce saya de brocado sobre otomán de oro en color rosa y manto verde de brocado, tocando su cabeza con uno de sus sombreros, cuajado de flores siguiendo la antigua costumbre de su iconografía. El aro de estrellas que nimba su rostro fue el empleado hasta 2003 para la salida procesional, realizado por el taller de Jesús Domínguez en 1971.

 

Ante la celebración de la Revelación de María Santísima como Pastora de Nuestras Almas, prevista para la jornada del 24 de Junio, Solemnidad de San Juan Bautista, se preparó una Misa Solemne disponiendo a la Imagen de la Divina Pastora sobre una peana al alcance de los fieles para recibir la Imposición de la Nueva Corona ofrecida como exvoto de acción de gracias por uno de sus fieles hijos. Con motivo de tan importante donación, la Imagen fue engalanada, tal como contemplamos en la fotografía, con las prendas de su terno procesional, eligiendo para ello la saya blanca bordada en oro, amén del manto celeste fechado entre 1885 y 1902 en su concepción actual. La Imagen portó en su mano la azucena bordada en oro sobre tisú de plata blanco y lució multitud de joyas provenientes de su ajuar, entre ellas la Medalla de la Ciudad de Sevilla en el primer aniversario de su imposición de manos del Excmo. Sr. Alcalde-Presidente, Don Juan Espadas Cejas. 

Llegado el momento de reintegrar a la Divina Pastora a su Camarín, se vistió su Imagen con el terno que habitualmente luce para la Fiesta de Santa Marina, Virgen y Mártir, cuya conmemoración celebramos anualmente el día 18 de Julio. Recordando el testimonio martirial de esta nuestra Titular, la Divina Pastora viste en la imagen su antiguo manto, a modo de toca, bordado en oro y espejuelos sobre terciopelo tomado en color fuego. La saya blanca, con bordados del mismo tipo y encajes dispuestos a modo de registro, probablemente la donada en 1817 por nuestro insuperable Mayordomo, don Manuel del Real García.

 

Ante las incesantes peticiones por parte de hermanos y devotos para contemplar a la Divina Pastora ataviada tal como la contemplamos en el cuadro primitivo, la Priostía de la Hermandad acordó que, para los últimos días del mes de Julio, así como para toda la época veraniega hasta el montaje del Altar del Risco para la Solemne Novena, la Imagen de la Divina Pastora luciera su “terno de cuadro”, confeccionado en rico tejido de seda que permite reproducir los plegados de la representación pictórica realizada en 1703 por un anónimo pintor de la estela murillesca y muy cercano al taller de Alonso Miguel de Tovar. El cayado se colocó a su espalda, y en su mano lucieron las tres rosas representativas de la Santísima Trinidad.

 

Al retornar el Culto en el Templo, tras las acostumbradas labores de mantenimiento realizadas por la Priostía, pudimos contemplar a la Santísima Virgen presidiendo su Altar del Monte o “Risco” para la celebración de la Novena, que comenzó el día 2 de Septiembre. Así la vimos, luciendo un manto azul de brocado en oro y sedas que conjugaba a la perfección con la hermosa saya de terciopelo burdeos bordado en oro por nuestro hermano José Joaquín Moreno Gutiérrez en 1997, cumpliendo un cuarto de siglo en dicha ocasión. Un hermoso velo de tul bordado en hojilla de oro cubría su cabeza mientras los ángeles, desde el granado, sostenían la corona de su Imperio. Para la Salida Procesional, una semana más tarde, la Divina Pastora lució su terno de gala bordado en oro. En ambas ocasiones alternó los fajines y bandas, medallas y distintivos, insignias y veneras que ostenta como condecoraciones recibidas por parte de múltiples Instituciones de carácter Nobiliario y Militar.

 

Habiendo lucido de dicha forma hasta poco antes de la Fiesta de San Miguel Arcángel, se cambió su atuendo para el mes de Octubre, estrenando un nuevo terno de brocado en color anaranjado con encajes de hilo de oro. Para esta ocasión, combinó el uso de mantilla de hilo de seda en color blanco con el sombrero orlado de flores de talco en diferentes colores y texturas, realizado por nuestro hermano mayor, Don Andrés Martín Angulo. Además de joyas en plata sobredorada, ceñía su cintura el famoso “broquel de oro y esmeraldas”, fechado en el siglo XVII.

 

Con motivo del mes de Noviembre, en que la Iglesia celebra incansables exequias por sus fieles difuntos, la Divina Pastora lució su saya de brocado azul y plata fechada en 1922, con un siglo de antigüedad, confeccionada por el taller de Eduardo Rodríguez, otro de nuestros mayordomos. Se eligió el manto de terciopelo del mismo tono, orillado con encajes de hilo de oro. Para la ocasión tocó su cabeza con el sombrero de hilos de plata y flores de talco antiguo, junto al aro de estrellas del mismo material, realizado por nuestros hermanos Don Andrés Martín y Doña Rosa González. Sobre su pecho, en la abertura de ambas partes de la pellica, lucía la Cruz de San Damián, en recuerdo al reciente fallecimiento de nuestro Vicemayoral, Cardenal Carlos Amigo Vallejo, por el cual se ofrecieron Solemnes Exequias en el mes de Junio, instalando en la Capilla el túmulo y catafalco que es seña de identidad de las celebraciones funerales en el seno de nuestra Corporación.

 

Para terminar, reflejamos en la última imagen los dos cambios de atuendo más recientes para la Imagen de la Divina Pastora. Su vestimenta para el Besamanos, en la que destaca el manto blanco bordado en oro cedido por la Hermandad de la Paz y Esperanza de Córdoba. Apenas unos días más tarde, como lo hacemos en el momento presente, pudimos contemplar a la Divina Pastora presidiendo el Belén Monumental, en el que la vemos vestida con una saya rosa de seda con apliques de trajes de torero bordados en plata, donada por nuestro recordado hermano don Juan Martínez Alcalde en 1987, combinado con un manto de brocado celeste, luciendo de nuevo la corona estrenada en el mes de Junio. San José, junto a la Divina Pastora, luce su atuendo iconográfico y una corona de plata cincelada y repujada cedida por la Hermandad de Nuestra Señora de Valvanera.

 

Todos estos cambios han sido retratados por múltiples fotógrafos de los que habitualmente colaboran con la Hermandad. Entre ellos hermanos, como José Antonio Crespo Jiménez, Francisco José Martín López, Joaquín Bernal Ganga o Félix Lerma Carrión, así como otros no hermanos pero estrechos colaboradores como Daniel Villalba Rodríguez, José Manuel Jiménez Calvo de León, Jorge Pastor Naranjo y otros muchos que extienden su imagen a través de las redes sociales, contando entre ellos con la gentil colaboración de nuestros hermanos miembros del Equipo de Comunicación, especialmente en la labor de diseño que ejecuta Ismael Ruiz. A todos los que laboran cada día para cuidar la iconografía a través de la vestimenta y la Liturgia, así como a los que la difunden, les damos las gracias y rogamos que continúen con tan hermosa labor de añApostolado y Culto a la Madre de Dios, Divina Pastora de Nuestras Almas, María Santísima, Emperatriz de Cielos y Tierra.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.