Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Estival
  • jueves, 16 de agosto de 2018
  • faltan 241 días para el Domingo de Ramos

Temprana Cuaresma. María del Amor Rasero Zárraga


Abrid, no dudéis. Es Ella.

Temprana, es cierto. Demasiado pronto para algunos y en el momento justo para otros. Sea como sea, está aquí, ante nosotros, ante nuestros sentidos. Dejadla entrar, empapadse de Ella, después no habrá vuelta atrás.

Hemos juntado a Los Reyes Magos con los primeros cultos “pre-cuaresmales”; a los dulces navideños, con las torrijas; hemos cambiado los escaparates envueltos en luces y adornos por capirotes, túnicas, espartos… Y, al Señor, a penas recién nacido, lo hemos crucificado para llevarlo a hombros y rezarle en vía-crucis. ¿De verdad está sucediendo? ¿Ya?

No es que el tiempo pase rápido, es que el tiempo ha querido llegar antes.  Tanto ha querido llegar que ya se pasea la Cuaresma por la calle. Está presente en muchas partes, ya sea en los ensayos, en los Cultos y en el trabajo de las Hermandades. Se aloja en nuestras casas, en esas túnicas a las que le hace falta un planchado y, en el incienso, que había estado guardado.

Ya está aquí ¿No la veis? Si no, fíjense en las frentes, en las cenizas, de esos chiquillos que han ido a misa. Observad, cómo van y vienen con prendas cofrades en las bolsas, ¡cómo sobresale el capirote! - ¿De qué Hermandad será? – se preguntará más de uno al contemplar la estampa con curiosidad.

Estampa… ¿No es una estampa hermosa ver a María vestida de hebrea? Si aún no la han visto, les invito a que vayan. No importa a qué templo vaya, sea cual sea su advocación Ella siempre está guapa. Si de mocita ya era humilde y pura, así está, simplemente, maravillosa.

Es cierto, se respiran aires de lo que está por venir. Ya va el cofrade de besamanos, de vía-crucis. Los que disfrutan de la música, a los conciertos. Los amantes del costal, a los ensayos. Ya va el nazareno a comprar sus cosas de estreno ilusionado. Se prepara ya todo a contrarreloj en las Hermandades. Ya se prepara el corazón para albergar las emociones que le regala la Cuaresma.

¡Qué bonita es! Porque, después, la Semana Santa, aunque se disfrute tanto, dura tan solo una semana. Pero ¿Y la Cuaresma? Cuarenta días preciosos, con tantos detalles, tantos rincones de vía-crucis, besamanos con montajes magníficos, sensaciones únicas con aroma a azahar…y estar cerca de los titulares de cada Hermandad ¿No es eso bonito?

Ya falta poco. Son tan solo cuarenta días. ¿Qué es eso comparado con la espera de todo el año?

Que los sentidos se envuelvan de Ella, que sí, que es temprana. Pero, al fin y al cabo, Cuaresma.

Disfruten.

Foto: Antonio Sanchez Carrasco.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.