Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Adviento
  • sábado, 07 de diciembre de 2019
  • faltan 120 días para el Domingo de Ramos

Historia de la Semana Santa de Sevilla para niños, el nuevo libro de Francisco Huesa para los pequeños cofrades


Arte Sacro. Después de Historia de Sevilla para niños (Almuzara 2017) y de Historia de Madrid para niños (Almuzara 2019), Francisco Huesa saca en solitario para la misma colección un libro más que necesario para nuestros pequeños cofrades: “Historia de la Semana Santa de Sevilla para niños”.

El próximo día 23 de diciembre a las 19 horas estará firmando ejemplares en la librería La Botica de lectores de la calle República Argentina.

-Es usted un desconocido en esto de escribir sobre cofradías. ¿Cómo ha llegado hasta aquí?

-La verdad es que siempre le he tenido mucho respeto a escribir Semana Santa. Se han escrito muchas cosas, algunas muy buenas, otras no tanto, y veía difícil poder aportar algo nuevo. Sin embargo, me entusiasmó la posibilidad de acercarles a los niños la Historia de la Semana Santa de Sevilla, contarles de donde viene todo esto.

Yo soy licenciado en Historia y ejerzo como profesor de Secundaria en la escuela pública. Entendí que muchos de mis alumnos, aunque sabían de Semana Santa, no tenían ni idea de su Historia. Así que por qué no acercársela en la infancia e incluso en la adolescencia, que es precisamente cuando tienen la mente más abierta.

-¿Cómo surgió la idea de una Historia de la Semana Santa para niños?

-Siempre se dice que en Semana Santa volvemos a mirar con los ojos de niños. Sin embargo, pese a haber buenas publicaciones infantiles sobre la Semana Santa de Sevilla, no existía un libro que les contara a los más pequeños cómo había nacido todo y cómo había evolucionado hasta llegar a nuestros días.

Editorial Almuzara y la editora Rosa García Perea han apostado fuerte por llevar la Historia a los más pequeños de la casa. La Semana Santa de Sevilla no podía quedar fuera de este bello proyecto que está presente en Navarra, Madrid o León.

-¿Conocen los niños sevillanos bien la Semana Santa de su ciudad?

-Los niños miran la Semana Santa de una forma limpia, con la ilusión de la infancia. Están alejados de polémicas por los horarios, de la actualidad cofrade. Para ellos es un motivo de felicidad, una ilusión que sacan a relucir cuando reciben un caramelo, recogen cera de los cirios de los nazarenos o miran sorprendidos a las imágenes de un paso. Todo conocimiento que se pueda sumar a eso no hará más que ayudarles a amarla más.

-Y los sevillanos, ¿saben sobre Historia de la Semana Santa?

-Habrá de todo como en botica aunque pienso que el sevillano que es cofrade sí entiende de Semana Santa y de cofradías. Porque además de saber datos generales sobre épocas o autores, poseen un anecdotario oral que recoge parte de la historia contemporánea de la fiesta. Y es que la Semana Santa ha crecido gracias a personas que han aportado su granito de arena desde su hermandad o desde su barrio.

-Desde su perspectiva de historiador. ¿Cómo ve la Semana Santa actual? ¿Comparte la alarma de quienes dicen que se cae en el exceso?

-En la ciudad, el mejor reflejo de cada época se encuentra en la Semana Santa. Vivimos en unos momentos de excesos en donde lo superfluo es en ocasiones más importante que lo esencial. No es solo la Semana Santa, es la sociedad en general la que se ha vuelto demasiado grandilocuente y, a la vez, mundana. Con todo, pienso que la Semana Santa es en muchos aspectos un oasis de belleza, un motivo para creer. En ella se despiertan los sentimientos más nobles y afloran momentos inigualables donde lo bello nos invade, nos deleita e incluso llega a desbordarnos.

-Hay una frase que se repite al final de cada capítulo: “la que para nosotros es la fiesta más bonita del mundo”. Nos la podría explicar.

-Una vez escuché a Silvio “el Rockero” decir que él era un rockero capillita porque había nacido en Sevilla y que, si hubiese nacido en Rusia sería un rockero bolchevique. Yo he querido trasmitir esa misma idea en el libro. Porque es probable que para un gaditano la mejor fiesta del mundo sea el carnaval y para un neoyorquino el día de acción de gracias. Pero para nosotros no hay mayor felicidad ni ilusión más grande que la Semana Santa de Sevilla.

-Por cerrar, una pregunta obligada. ¿De qué hermandades es usted?

-Soy macareno de nacimiento y hermano del Gran Poder, a quien me gusta ir a visitar a su basílica casi siempre que voy al centro. Mi padre era hermano del Cachorro, lo que me une también  mucho a esa hermandad. Sin embargo, yo soy un cofrade “autónomo”, disfruto en la calle viendo cofradías, recorriendo la ciudad de un lado para otro. No me pierdo ninguna. Y es que la felicidad para mí es caminar por Sevilla en busca de un paso.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.