Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Adviento
  • viernes, 06 de diciembre de 2019
  • faltan 121 días para el Domingo de Ramos

La Hdad de El Cachorro presentó la felicitación de Navidad de Ventura Gómez Rodríguez


Fco Javier Montiel. El pasado miércoles 4 de diciembre, se presentó la felicitación navideña de la Hermandad del Cachorro, que este año ha sido realizada por Ventura Gómez Rodríguez. El acto lo presentó el hermano mayor de la corporación del Viernes Santo, Marco A. Talavera

Ventura Gómez Rodríguez

Nace en Mairena del Alcor, provincia de Sevilla, el 12 de noviembre de 1973. Desde pequeño siente vocación por las artes plásticas. Tras sus estudios de bachillerato, ejerce otros trabajos en talleres de carpintería en madera y en cerrajería artística. Simultáneo a estos quehaceres, realiza para su hermandad en el año 1993 dos arcángeles para el paso de la Cruz de Mayo. Es en esta fecha cuando conoce a la persona que será su maestro, el hermano recientemente fallecido, Luis Álvarez Duarte. En 1993 empieza a recibir enseñanzas del maestro, por el cual decide dedicarse plenamente a la escultura e imaginería, a partir de este momento simultáneo a su aprendizaje cuando comienza a realizar sus primeros encargos.

Ha participado en diversas exposiciones de escultura e imaginería organizadas en su pueblo natal, y también organizadas por el centro de investigación de la imaginería en Espartinas, Olivares, Jaén y en Viena, Austria.

Actualmente, aparte de su dedicación a la escultura e imaginería, cursa estudios de Historia del Arte en la Universidad de Sevilla.

La Felicitación Navideña

Técnicamente, la felicitación es una pintura al óleo.

Con esta obra, recordamos y celebramos que en unos días Jesucristo volverá a nacer. El hijo de dios se encarnó de María la Virgen, Ntra Sra del Patrocinio. El humilde pesebre de Belén se traslada al estudio del otro creador, donde también vuelve a nacer a manos del artista, del imaginero. Al que dios le otorgó en este mundo su lugar, su arte y su talento necesario para transformar la materia en belleza y sensibilidad, materia transformada en catequesis plástica como vínculo de nuestra Fe.

De obra salida de sus manos, como modelos guían esta pintura, el recuerdo a su bendita madre del Patrocinio y la imagen de San José, obra póstuma que en la soledad del estudio, en unos días, espera el nacimiento de su hijo, Cachorro divino que siempre le guió en alas de su inspiración. Eje central de la misma.

En el banco de trabajo, la labor física ha cesado, aún quedan esas virutas en el suelo, sus gubias, sus herramientas ... En su ausencia de nuestro mundo terrenal, dan paso al recuerdo y al sentimientom en su lugar reposan su medalla de hermano de honor y el pañuelo de su bendita Madre que le acompañó a la gloria y al recuerdo eterno de las personas inmortales que mantendrán por siempre la llama encendida.

El autor quiere que esta humilde obra sirva de homenaje a su Maestro, Luis Álvarez Duarte, ya que gracias a él se dedica a este bello oficio.

A la finalización del acto, la hermandad hizo entrega de un recuerdo al autor de la obra.

Fotos: Fco Javier Montiel










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.