Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Adviento
  • jueves, 12 de diciembre de 2019
  • faltan 115 días para el Domingo de Ramos

Aquellas nazarenas de verano. José Cretario. ABC Sevilla


PRIMER GOLPE

El mes de agosto de 2001 fue caluroso, seco y soleado. Como todos los agostos. Pero un meteoro no climatológico se encargo de sacudir el siempre plácido verano cofradiero. Han pasado cinco años; un lustro desde que aquel motorista dejara una carta en El Baratillo, La Carretería y El Calvario indicando que las reglas no se aprobaban al no contemplar el derecho de la mujer a salir de nazareno. ¿Recuerdan la que se lió aquel verano? La perspectiva, que es la mejor manera de ver las cosas, nos ofrece desde una distancia de cinco años, un paisaje algo más claro. Uno percibe que aquella intentona no funcionó y la Mitra se tuvo que decidir por medios más florentinos para llegar al mismo fin. El recurso que presentó aquel Baratillo presidido por Joaquín Moeckel perseguía consolidar la soberanía de cada una de las hermandades para decidir sobre aquello que las normas proponían como una elección. Hoy, cinco años después, las hermandades son soberanas para decidir lo de la mujer pero saben que si plantean una votación en sus cabildos, esta no puede ser más que positiva. Es igual pero no es lo mismo; la presión no es de iure sino de facto Hace cinco años casi la mitad de las hermandades no admitían nazarenas en sus filas; a día de hoy solo son once las que aun no han resuelto satisfactoriamente la presencia de la mujer. Esto quiere decir que la igualación plena de derechos perseguida por el Arzobispado está funcionando aunque con una velocidad más moderada lo cual de otro lado evita el riesgo de accidentes. De las once que quedan, El Baratillo votará en noviembre; El Calvario está a la espera de que madure la fruta y el Gran Poder anuncia que en la agenda de 2007 figura la revisión de las reglas y por tanto, el tema. En las ocho restantes, El Amor, Las Penas, La Quinta Angustia, El Valle, Pasión, El Silencio, San Isidoro y El Santo Entierro, la situación es diversa y en algunos casos cerrada y sin debate. Cinco años después de aquello la conclusión es que se quisieron hacer las cosas de una manera y se terminaron haciendo de otra. Cinco años después se sigue pensando que para este viaje no hacían falta tantas alforjas. Con unas líneas claras y concisas en las normas, se hubiera evitado tanto ir y venir: hoy lo de la mujer sería simplemente historia.

www.sevilla.abc.es










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.