Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Carmelo
  • miércoles, 15 de julio de 2020
  • faltan 256 días para el Domingo de Ramos

Los nuevos respiraderos para el paso de Nuestra Señora de la Salud. José Manuel García Aracil


 Cuando los cofrades de San Gonzalo, allá por 1955, vieron el 4 de abril que su virgen de la Salud procesionaba por las calles del barrio, en su interior corrían sensaciones que no eran capaces de expresar, sin embargo estoy seguro que en ese paso habían depositado todo el cariño de que eran capaces.

En el libro Fuente de la Salud, publicado con motivo de los 50 años de la primera salida procesional de Nuestra Señora de la Salud , podíamos leer en su página 166, como era la secuencia por la que la Comisión de Arte del Arzobispado visitaba la Parroquia para proceder el visto bueno para aquella primera salida. En aquella visita estaba presente una persona que seguro que este año estaría muy contento de poder disfrutar de los rayos del sol reflejándose en la plata de los nuevos respiraderos, esa persona era Don Federico Ávila y Cores. Pero aquella época era la de las estrecheses, tan estrechos que los respiraderos del paso fueron prestados por la Hermandad de La Estrella , y como nos contará el querido José Sánchez Dube, en la mesa redonda “Yo viví la primera salida procesional de la Virgen de la Salud ”, hubo que esperar que la vecina Hermandad trianera entrara de su desfile procesional para en un triciclo traer los respiraderos a la Parroquia de San Gonzalo.

Ese mismo año se le encargan a Emilio García Armenta y por 50.000 pesetas unos respiraderos en metal plateado y con motivos típicamente eucarísticos, espigas y uvas, que en 1956 salieron aún sin terminar, siendo estrenados en su totalidad en 1957. Estos respiraderos son los que hasta nuestros días han procesionado en las andas de la santísima virgen. Ha sufrido pequeñas reparaciones y restauraciones, así en 1982 fueron plateados y restaurados por el querido José José, que estamos seguro que disfrutaría como nadie viendo a su virgen de la Salud con esta magnifica obra en la que seguro, y conociendo su amistad con Juan, habría dado algún golpe de martillo y buril. También el 18 de febrero de 1983 un desgraciado robo en la Casa de Hermandad donde una esquina y una manigueta fueron sustraídos, entro otros enseres, hizo buscar una salida de emergencia, siendo el Hermano Juan Lérida el que proporciono una de repuesto, que a su vez en 1986 fue sustituida por una nueva hecha ya por orfebrería Triana.

En Cabildo General celebrado el día 1 de febrero de 2004, fue aprobado el proyecto para los nuevos respiraderos en plata de ley para el Paso de Nuestra Señora de la Salud. El proyecto de realización y ejecución se debe al Estudio de Orfebrería Triana, que como se ha mencionado anteriormente sustituirán a los realizados por Armenta en metal plateado.

El proyecto tiene como base el boceto que el tallista y hermano Don Manuel Guzmán Bejarano dejó dibujado y no pudo terminar por su fallecimiento. De aquel dibujo y siguiendo sus trazos de estilo “rococo” a semejanza del techo de palio, se ha proyectado el resto del respiradero, sobre dibujo original, de diseño inspirado sobre un trazo asimétrico, de estilo “rococo” con detalles y ornamentos de curvas sinuosas y asimétricas de estilo “rocalla”, basado en un ornato artístico de invención libre, determinado en su frontal por una capilla central  donde irá una figura de San Gonzalo (Santo este que da el nombre popular al barrio y a la Hermandad ) custodiado en sus dos laterales derecho e izquierdo por dos columnas repujadas a cuatro caras de estilo “espitite” siendo estas a dos alturas de fondo para dar el realce que se merece, rematado en su fondo y parte superior por el escudo de la Hermandad coronado el mismo por la custodia, seña de identidad propia que denota el carácter sacramental de nuestra corporación. Siendo entronada en la parte central y superior por la imagen de la Santísima virgen del Pilar. (publicado en el Boletín de la Hermandad de San Gonzalo, número 55, febrero de 2004)

Este proyecto oficial aprobado por la Hermandad es, de nuevo, la base, la idea sobre la que Juan Antonio Borrero y todo el taller ha seguido trabajando con verdadero cariño para mejorarlo, darle más riqueza y hacerlo todavía más artístico e irrepetible. El proyecto contempla un respiradero bastante complejo y rico en cuanto a estructura de paños y molduras, a varios niveles y alturas, denotando así su obediencia a su primer creador, valiente en algunas formas pero no pesado ni de excesiva envergadura, dicho coloquialmente y para entendernos, no un tremendo golpe o “mazacote” de plata, sino con una medida elegancia y finura.

En el año 2007 la Santísima Virgen , procesionará con estos nuevos respiraderos. Nos encontramos deseosos de poder verlos y contemplar la hermosura de Nuestra Señora de la Salud con el complemento de esta obra de arte.

José Manuel García Aracil. Secretario de la Hermandad de San Gonzalo
Agradecer a Francisco Javier Sánchez de los Reyes su colaboración.

Fotos: Francisco Santiago 










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.