Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Carmelo
  • miércoles, 15 de julio de 2020
  • faltan 256 días para el Domingo de Ramos

Las vestimentas de la Virgen de Araceli. Hoy el Altar de cultos


Federico Carrasco y Francisco Javier Segura. Los tiempos estivales son muy apropiados para detenerse a analizar imágenes o recordar momentos del ejercicio cofrade que nos dejó con las últimas semanas de julio. En esta ocasión vamos a comentar estas fotografías que reflejan diferentes vestimentas de la imagen de Nuestra Señora de Araceli, venerada por su Franciscana Hermandad en la parroquia de San Andrés.

En la imagen se contempla un aspecto del altar efímero montado para los Solemnes Cultos, Triduo y Función Principal celebrados entre los días 10 a 13 de mayo de 2007. Teniendo como excelente fondo el retablo de la parroquia, obra dieciochesca de 1737-39 reformada en el siglo XVIII, la Virgen aparece enmarcada ante la embocadura del camarín, cubierta con una cortina de damasco rojo ante la imagen de la Inmaculada que la ocupa.

La imagen está colocada sobre el magnífico sagrario de gran altura adornada con unas sencillas siemprevivas, evitando el centro de flores que otros años se había colocado. La iluminan una serie de candeleros con velas, cedidos con amabilidad por la Hermandad Sacramental de Santa Marta.

 

La Virgen está vestida con el manto rojo de brocado que se adquirió en septiembre de 2005. Luce la saya bordada en oro sobre raso blanco, que actualmente precisa de restauración. El rostrillo es de metal plateado, realizado por los Talleres Angulo de Lucena al igual que las coronas de la Virgen y el Niño, todo ello restaurado recientemente en los Talleres Santos.

El cetro es obra de Manuel de los Ríos y ocupa el lugar del cetro que iba a juego con la restante orfebrería y que desapareció en un hurto cuando la imagen residía temporalmente en la capilla de la Congregación de las Esclavas del Sagrado Corazón en la calle Cervantes debido a la obra de la Iglesia de San Martín, adonde también residió accidentalmente tras venir de la Capilla de la Cofradía del Prendimiento en la calle Orfila. Todos estos traslados tuvieron como raíz las obras que mantuvieron cerrada la parroquia de San Andrés desde 1989 hasta el año 2000. El juego de orfebrería queda completado por la media luna, obra anónima que fue plateada y dorada en 2006 por los Talleres de Orfebrería Santos.

 

Como joyas destacan los dos rosarios. El de plata y cristal de roca verde, colocado sobre la saya, mantiene la tradición lucentina de colocar a la Virgen el rosario haciendo la forma de la M y la A entrelazadas. El otro rosario, de plata sobredorada y nácar, pende de su mano derecha, al modo de las vírgenes sevillanas. Dos tierras y dos costumbres, dos rosarios para la Virgen de Araceli.

 

 

 

 

 

 

 

Fotos: Juan Alberto García Acevedo.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.