Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Estival
  • domingo, 25 de agosto de 2019
  • faltan 224 días para el Domingo de Ramos

Nueva Navidad, y próximo año nuevo. Hnos. Viretti


 Difíciles tiempos, difíciles días sobre todo durante este año que se despide, y como mandan las grandiosas y fervorosas costumbres de nuestros antepasados y como nó, de nuestra fe, intentamos lo mejor posible, despedirlo con la mejor alegría y paz con el bendito aniversario de la llegada de la Salvación del Mundo. El mundo no se acaba como lo pronosticaba el calendario maya, ni será devorado por incalculables catástrofes como preludiaban algunos escritores de escalofriantes profecías, el verdadero mundo ya cambio y se transformó con la llegada y nacimiento de aquel que si verdaderamente nos libraba de todo caos y angustia.

Los distintos belenes se hacen protagonistas de los templos de oración, sus figuras y preparación nos hace recordar la verdadera profecía del Antiguo Testamento y la buena nueva del Arcangel Gabriel; los corazones del mundo se abren para escuchar, se abren para amar lo que tanto ansiaban durante todo el año…la paz, la armonía, la solidaridad.

La música navega en nuestras almas como principal fuente de inspiración y nos susurra al oído que no solo en navidad tenemos que ser eco del mensaje de paz, si no todo el año. Como si de un silbido se tratase, o como en cuestión de segundos, otro año habrá pasado, y nuestra mente hace que esa base de datos recuerde todo lo acontecido; lo bueno y lo malo, pero siempre tiene que quedar grabado, esa felicidad en nuestros corazones, en nuestras almas.

Jesús quiere que celebremos junto a el, el aniversario de su llegada, y que compartamos todo sin mirar atrás lo que pueda ocurrir…vistamos al que esté desnudo, demos de comer al hambriento, ayudemos al que nos de muerte cuando esté en peligro, visitemos al preso cuando esté solo, y seamos instrumento de paz y alegría para poder sacar al menos una sonrisa al que nada tiene.

Me atrevería de a decir, que una etapa de nuestra vida termina en estos días y otra comienza; las tormentas llegarán, pero también cesarán, y pese a la crisis que azota nuestra sociedad, estaremos preparados para luchar con la mejor arma…la fe en el único y verdadero Dios.

Termino haciendo una pequeña reflexión que a día de hoy podemos contemplar y que hermanos y hermanas con esperanza puedan desear, y quieran verdaderamente tener ese ansia de verlo cumplido; que Dios colme de bendiciones a todos los seres de la tierra, que nunca nos olvidemos de aquellos que no tienen para comer, de aquellos que han perdido su fe, de aquellos que han perdido su trabajo en estos tiempos aciagos, de aquellos que no llegaron a nacer, de aquellos en el que sus mentes se ven desbordadas de dolor y en la muerte solo ven su amanecer, de aquellos que jamás vieron la luz y en la oscuridad se encuentran, de aquellos que no tienen hogar, de aquellos que mueren solos y durante mucho tiempo han contemplado el amanecer sin tener a su lado a esa persona que tanto amó, de aquellos que aun ignoran el verdadero significado de esta vida, de aquellos aquellos que siguen inmersos en el trágico mundo de la droga…

Unamos todos nuestra manos, y junto a Jesús, José y María; demostremos unos a otros que aquello que sea imposible de conseguir, podremos conseguirlo gracias a todos. Israel y yo, os damos la mas sincera felicitación navideña en estas fechas tan señaladas. Que Dios os bendiga.

A nuestro querido hermano y amigo, Adrián Solís.

Mas info en http://cofradeisrael.blogspot.com.es/

Foto: Israel Viretti.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.