Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Glorias
  • lunes, 23 de septiembre de 2019
  • faltan 195 días para el Domingo de Ramos

La visita de la Hermandad de El Cerro del Águila al Monasterio de Santa Paula (Contiene galería fotográfica)


 Arte Sacro. La Hermandad de El Cerro del Águila organizó el pasado sábado, 24 de noviembre, una visita al Monasterio de Santa Paula, dentro del programa de visitas culturales desarrollado anualmente por esta corporación del Martes Santo. En esta ocasión, el grupo de hermanos que participaron en la misma tuvo la oportunidad de conocer este céntrico monasterio sevillano, uno de los más representativos de la ciudad y el primero de la misma en recibir la catalogación de Monumento Histórico. Situado en la collación de San Román, fue fundado en 1473 por S.S. Sixto IV permaneciendo en uso hasta la actualidad, por lo que conserva todos los elementos que componen un  convento femenino de clausura.

Tras acceder al monasterio por el llamado “patio viejo”, el grupo visitó las estancias que forman el museo conventual, el único instalado en el interior de una clausura sevillana. Creado por Sor Cristina de la Cruz de Arteaga en 1976, el pequeño museo

 atesora en sus tres salas una importante colección de piezas artísticas procedentes en gran parte de la herencia recibida de su madre, la duquesa viuda del Infantado. La primera de las salas es la llamada de “los trojes”, la segunda permite contemplar a través de sus ventanas el claustro principal - con arcos de medio punto del s. XVII- y la tercera, en la que destaca el altar del Cristo de las Misericordias y un espléndido nacimiento del siglo XVIII de estilo napolitano, se corresponde con el coro alto de la iglesia conventual – de la que se obtiene una magnífica vista-. Actualmente, se encuentra expuesto también en esta sala el manto procesional de Nuestra Señora de las Lágrimas, Titular de la vecina Hermandad de la Exaltación de Santa Catalina.

 

Finalmente, a través del compás principal del monasterio pudo accederse a la magnífica iglesia, que cuenta con una de las portadas más hermosas e interesantes de la ciudad. En el templo, de nave de las llamadas “de cajón”, sobresalen sin duda el retablo mayor, tallado en 1730 por José Fernando de Medinilla y autor de la mayor parte de sus esculturas - junto a otras anteriores del primitivo retablo talladas por Andrés de Ocampo-, la bella tracería gótica de la bóveda de la capilla mayor y las series de azulejos trianeros del s. XVI que decoran los zócalos, pilastras y arcosolios.

Fotos: Hermandad del Cerro del Águila.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.