Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • sábado, 15 de junio de 2024
  • faltan 302 días para el Domingo de Ramos

El Legado. Antonio Sánchez Carrasco


Podría llamarse Alejandra. Podría ser que esta semana ya se haya probado su túnica azul mecánico. Podría ser que pertenezca a una familia Baratillera, porque sus abuelos se asentaron en el Arenal, en la calle Galera, aunque ahora vivan en Adriano. Podría ser de las nuevas generaciones del bar Taquilla, una casa de comidas de las que ya quedan pocas en una Sevilla de gastro-bar y camarero vestido de tanatorio.

Alejandra y su hermano Julio ya salieron en Arte Sacro cuando su Madre recién paridos ambos, recibió la visita de los Césares Macarenos, pero ahora sólo vuelve Ella porque esta semana se probó su túnica, ahí es nada. Algo que sólo es para algunos una vestimenta pero para otros es un vehículo de transmisión de unas ideas, de un pensamiento, de unos recuerdos, de un amor a unos titulares que le llegará por ese cordón umbilical blanco de Caridad, que es donde la familia Oliva pierde pie. Un amor a la Morena del Baratillo que ha llevado a su Padre y a su tío Manolo a sus trabajaderas. En dos épocas distintas, en fotos con Pepe Punto o Antoñito Rosas entre muchos otros nombres que año tras año fueron formando la fisonomía de un barrio, su tío Juan Ramón salió en otro formato menos comprimido y no cabía bajo Ella, si no estoy convencido que también hubiera ido en su cuadrilla. Alejandra recibe el legado de seguir amando a una Sevilla que resiste escondida en tradiciones que se afianzan en el amor a Cristo y a su Madre, y es por eso que resisten a los ataques de la nueva normalidad.

Este año Bar Taquilla cumple 40 años, de aquel Lunes Santo que era el 28 de marzo de 1983 queda en el recuerdo la cara que pondrían los nazarenos de San Gonzalo al ver la bandeja de huevos rellenos  que se le cayó a Manolo cuando la llevaba de casa al bar. Y esos diputados de tramo, "hermano tenga cuidado hay huevos en el suelo".

Alejandra este año repartirá estampitas y medallitas que los caramelos con esas edades son para consumo propio. Y año tras año volverá mientras le apetezca seguir siendo de esos que visten de azul mecánico alrededor de Cristo y su Madre. Tempus fugit y aquella Niña que nació en Semana Santa ahora nace a la Semana Santa por el camino que antes andaron los Oliva. La foto me la mandó su orgulloso Padre y amigo, más que una foto es un legado, el maravilloso legado de la Fe Sevillana. Cuando nos encontremos otra vez en lunes ya Enrique Casellas habrá puesto boca abajo el teatro de la Maestranza y yo estaré más nervioso que un delegado de Día con una huelga de Costaleros. Disfruten de Sevilla, que vienen los días bonitos.

#LosLunesAlSol

Foto: Antonio Sánchez Carrasco.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.