Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes de los Difuntos
  • viernes, 15 de noviembre de 2019
  • faltan 142 días para el Domingo de Ramos

Triana se paseó de la Mano de Moisés Viretti en el Centro Cívico Tejar del Mellizo


Fco Javier Montiel. El pasado miércoles 16 de marzo, nuestro amigo y compañero Moisés Viretti Fernández, exaltó la Semana Santa de Triana, con un gusto exquisito, organizado por el Centro de Educación para adultos, ubicado en el Centro Civico Tejar del Mellizo.

El pregonero fue presentado por el reconocido escritor y diputado de cultos de la Hermandad de Jesús Despojado, Jesús Luengo Mena, y acompañado por las saetas de Manoli Gómez.

Sin lugar a dudas, asistimos a un pregón muy trianero, de pellizco, donde verso y prosa están perfectamente hilvanados. Un pregon que caló en el público asistente que agasajó en constantemente con grandes aplausos al pregonero.

Moisés comenzó llamando la atención sobre su fe cristiana, que está por encima de los roles que acompañan nuestra Semana Santa, ya sea con la vara, el costal y la faja, acólito o Hermano Mayor. Un paseo muy de costalero para llevarnos poco a poco en su introducción a la Semana Santa que se vive en el barrio de Triana, rematando con los versos:

¡Esfuerzo de Dios para sacarnos una sonrisa!
¡Para mantener la fe de nuestros padres y abuelos!
¡Con orgullo y bandera!
¡Gritar a los cuatro vientos!
¡Que mi corazón!
¡Siempre será trianero!

Ya metidos en faena, fueron la hermandad de la O y El Cachorro las que pasean por la calle Castilla. Le habló al Señor de la O y al recuerdo de los hermanos que se fueron, como a un joven costalero. Y de la juventud del costalero a la juventud de Cristo cuando fue crucificado.

Al señor de la O le dedicó versos como

Señor Jesús
Tu eres el Dios Nazareno
Que con cuatro faroles que te alumbran
Esa es tu luz en la oscuridad
Para que puedas sufrir menos

También tuvo versos para El Cachorro

¡¡Llegó la hora de despertar de tantos sueños y tantas cosas!!
¡¡Como a la flor primaveral en la visita de su humilde abejorro!!
¡¡La ilusión está contigo en la punta de tus dedos!!
¡¡Más vivo que muerto, siempre serás ese Dios crucificado que expiras!!
¡¡Mi Cristo del Cachorro!!

Y nos vamos a San Jacinto, nos vamos a La Estrella. Cristo ayer, Cristo hoy y Cristo Siempre… 

Esto es lo que Triana y el Trianero sabe. Esto es lo que Triana y el Trianero no han olvidado ni deben olvidar.

Moisés nos recuerda que Triana está llena de verdaderos cristos y vírgenes, de aquel que comparte con el necesitado, el que socorre al herido, la madre o abuela que no permiten que sus hijos pasen hambre por culpa de la crisis o el paro "...allí también está Cristo, y su bendita madre, en cuerpo de trianera..."

Revuelo de sentimientos, revuelo
Donde se agitan las palmas
Como suspiros de almas
Como banderas al cielo.
Penitencia llevan tras de si
A un humilde cristo conocido como el zapatero
Y la voz de Dios que grita
¡¡Que orgulloso estoy de mis tramos penitentes y nazarenos¡¡

Llegamos a Las Cigarreras. Lucen las mujeres de Triana la mantilla, la tarde del Jueves Santo. Dulce descrición del desgarro de los azotes, de las heridas, del dolor de la madre. Victoria, Virgen Buena, que entregó su hijo a la columna ...

Y en la otra punta del barrio de Triana, Nuestro Padre Jesús del Soberano Poder ante Caifás. Su madre viene detrás derrochando amor. El barrio León te aclama ...

¡¡Reina y Madre de San Gonzalo!!
¡¡Bendito sea Luis Ortega Brú!!
¡¡Que en Triana puso esa flor!!
¡¡Grande, pura y con resplandor!!
¡¡‘’Virgencita Guapa de la Salud’’!!

Y para finalizar  ... La Esperanza. Desde la calle Pureza va repartiendo lo que todo ser humano pierde ante todo lo imposible. También tuvo palabras para el Señor de las Tres Caidas de Triana:

Tu eres Dios, Tu eres Hombre
Señor de las Tres Caidas, que Mayor Dolor
Te acompaña con su amor
Tu madre que nunca abandona.
Frente a un falso tribunal
Te acusaron falsos traidores,
Y Tu, Amor de los Amores
Devuelves por bien, su mal.

Y la Virgen de la esperanza de Triana:

Contigo madre mía
Se despide la madrugada
Y cuando vuelvo hacia Sevilla
Al cruzar el puente de lujosas espadañas
Giro mi rostro para ver la ultima vista de tu palio en filigrana
Y mis labios susurran en oraciones
¡¡¡La Madre de Dios, es la Esperanza de Triana!!!

Fotos: Fco Javier Montiel










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.