Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • lunes, 06 de febrero de 2023
  • faltan 55 días para el Domingo de Ramos

Sangre y agua. Moises Viretti.


 Nunca había tenido al Santísimo Cristo de la Sangre tan cerca, una imagen que desde mi niñez, después del Santísimo Cristo de la Sed, fue el segundo crucificado que conocí.

Recuerdo aquellos Martes Santo de ilusión cofrade a la hora de almorzar; comiendo deprisa para poder pedir caramelos a esos inolvidables vecinos con capirotes morados; el sol lucía por doquier, y aunque era un niño de apenas siete años, me agarraba de la mano de mi hermano y le decía "Israel, igual que el año pasado, salimos de casa y toda la avenida para abajo, allí estarán los pasos de San Benito’’.

Nos colocábamos siempre en el mismo sitio, junto a la pequeña muralla que guarda el viejo patio donde sita el azulejo de la Virgen de Valvanera.

El paso de misterio y el palio de la Virgen de la Encarnación era el puro folclore de aplausos, pero el Cristo de la Sangre, a son de la banda de la Centuria Macarena impresionaba a los que allí nos encontrábamos como bella efigie de Jesucristo muerto en la Cruz; crucificado del maestro Buiza que compartió taller con la leyenda del Cristo del Olvido; los rayos de sol hacían el contraluz del madero que parecía verse salir de su costado el elixir de la vida eterna, sangre y agua.

Mas info. En http://cofradeisrael.blogspot.com/

Foto: Israel Viretti.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.