Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • jueves, 30 de junio de 2022
  • faltan 276 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Juan Miguel Martín Mena vuelve a sorprender con su última obra: el cartel anunciador de la Romería de Valme


Arte Sacro. El artista nazareno Juan Miguel Martín Mena ha vuelto a sorprender, una vez más a sus paisanos, con su última obra: el cartel anunciador de la Romería de Valme, que se presentó ayer viernes en la antigua Capilla del Ave María.

Una obra a bolígrafo de diferentes colores, - técnica que caracteriza al autor-, en la que la innovación y la tradición se dan la mano aderezadas por toques muy originales y únicos, vino a presentar el Tercer Domingo de Octubre.

Según comentaba Martín Mena, se podría titular 'Valme, Madre de Misericordia'. "La Virgen aparece en el centro de la composición sentada en el antiguo sillón neogótico; luce el manto de castillos y leones, que cae por los lados y sin el recogido en los codos, tal y como aparece en la conocida fotografía en blanco y negro de la década de los años 20", comenta. "El manto se abre y se convierte en dosel de terciopelo y armiño, símbolo de la realeza, para enmarcar la escena en la que Ella, como Madre de Misericordia acoge las súplicas de su fiel Dos Hermanas, conmemorando el Año Santo Jubilar".

La obra está dividida en dos partes claramente diferenciadas y de forma horizontal. La inferior es de un estilo más clásico, inspirado en la pintura barroca y, la superior, mucho más minimalista y contemporánea. "Para unir ambas partes, me he servido del cromatismo tricolor que, en este caso no podían ser otros que celeste, rosa y amarillo, los colores más tradicionales de la carreta de la Virgen, y que se reflejan, a modo de espejo, en trajes de flamenca.

En cuanto al grupo de devotos que aparecen hay que señalar que se encuentra una señora que enseña a su nieto el camino hacia Dios a través de María ("nuestra particular catequesis"); el niño juega con su pandereta soñando quizás, algún día, pertenecer al coro de la hermandad, ejemplo de "juventud cristiana y comprometida". A su lado una pequeña flamenca ofrece dos nardos a la Virgen; al otro, una madre pide por el futuro de una nueva romera. La tradición se presenta en la labor callada de los boyeros y la elegante imagen de los caballistas que abren el telón de una escena añeja: la curiosa carreta del templete neogótico que inicia el camino de vuelta de la romería de 1916.

Corona la obra, las flores de papel de la carreta "que simulan ser cohetes sobre una mañana blanca", apunta el autor.

En este acto también se presentó la guía turística de la Romería que edita la hermandad de la Protectora.

Foto: Valme J. Caballero.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.