Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes de los Difuntos
  • miércoles, 13 de noviembre de 2019
  • faltan 144 días para el Domingo de Ramos

El Ayuntamiento aplicará resina para tapar los raíles del tranvía. José Luis Martínez. Diario de Sevilla


El próximo 6 de marzo comenzarán en la Avenida de la Constitución las obras para cubrir los huecos que existen entre los raíles del futuro Metrocentro y las losas de granito. En un principio, el Consistorio tiene prevista la aplicación de una resina especial. Sólo en el caso de que el resultado no fuera del agrado de los técnicos de la obra del Metrocentro, la solución definitiva sería la misma que se utiliza en los últimos años en la plaza de San Francisco para corregir el desnivel. Es decir, se colocaría alquitrán sobre una capa de plástico. La existencia de los raíles ha provocado la inquietud de muchos cofrades, sobre todo de capataces y costaleros, por saber qué solución se aplicará para salvar los huecos en el firme de la Avenida en la primera Semana Santa que se celebra tras el arranque de las obras del tranvía.

Está previsto igualmente que cuatro días después, el 10 de marzo, las obras de construcción del tranvía estén finalizadas en el tramo comprendido entre el Archivo de Indias y la calle San Fernando, tal como se ha prometido al Consejo de Cofradías, al que el Ayuntamiento le ha dado tranquilidad en lo que respecta a las obras.

Las obras del Metrocentro obligarán a reubicar a 700 abonados aproximadamente, un 6 por ciento del total de los 12.100 abonados que hay en la Avenida. En total, 495 abonados pasarán del tramo comprendido entre el Banco de España a la calle Alemanes a la acera de enfrente, justo a la zona que alcanza desde la confitería Filella a la esquina con la calle García de Vinuesa. Los 205 abonados restantes obligados a cambiar de ubicación, procedentes del tramo comprendido entre la calle Alemanes y la Puerta de San Miguel, serán reubicados en la misma zona que los anteriores.

Estos abonados disfrutarán con esta nueva ubicación de una serie de ventajas, al pasar de estar sus sillas entre las filas 11 y 15 a estar entre la 6 y la 9. A esta mejora en la fila hay que añadir que la nueva zona cuenta, en comparación con la de años anteriores, con más zonas de restauración en el entorno. Con respecto a la seguridad, los afectados se verán también beneficiados al contar con más vías de evacuación, pues esta zona dispone de pasillos de más de un metro de ancho. Por último, algunos abonados de la zona comprendida entre la calle García Vinuesa y la confitería la Ibense serán también reubicados en el mismo tramo de la Avenida que los restantes abonados. En este último caso se trata de una cifra menor de afectados. Los cambios estará motivados por coincidir sus asientos con árboles y farolas dentro de la nueva configuración de la Avenida.

La nueva carrera oficial presentará en la Avenida otra novedad basada en las vallas que delimitan la zona de sillas, que quedarán ancladas sobre unos casquillos de 45 centímetros de diámetro por 20 centímetros de alto. En total la Avenida -que mide 3,60 metros de ancho- contará con 600 puntos de anclajes, que una vez finalizada la Semana Santa quedarán cerrados con unos tapones de acero inoxidable. La profundidad a la que estarán colocadas las vallas y las medidas las convertirán en elementos resistentes a cualquier empuje.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.