Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Cuaresma
  • martes, 31 de marzo de 2020
  • faltan 5 días para el Domingo de Ramos

Guadalupe. Luís Chamorro García


Entre nubes de incienso,

surge tu palio soñado.

Y dentro de él una Virgen,

sin igual hermosura y belleza palpitante.

¿Dónde miras Guadalupe?

¿Donde fijas tu mirada?

¿Donde anclas tu dolor?

¿Donde señalas la Fe?

No puedo apartar los ojos de ti.

No encuentro nunca la luz que te favorece,

y, a la vez, todas me sirven.

Guadalupe parece un sueño.

Guadalupe es el sueño.

Guadalupe es el sendero del camino.

La vereda que atraviesa el bosque.

Guadalupe es

el principio y el fin de la Esperanza.

La noche con la luz del sol,

el día entre las tinieblas.

Guadalupe eres el secreto que guardo

y el anuncio inesperado.

Eres sencillamente la felicidad.

Eres andar costalero elegante

y extravagancia exuberante

de la rosa perfumada.

Eres sencillez

y austeridad de recogimiento,

eres unción y cariño,

eres la gloria en nuestro mundo

y el cielo de nuestro descanso.

Todos te miran, Guadalupe.

Y yo los miro a ellos

mientras suspiro.

Extasiados te miran,

las preocupaciones apartan.

Se recrean con tu son,

de tu mirada no se hartan.

Se arremolinan para verte

en mitad de la bulla.

Me sujetas las entrañas,

mi corazón murmulla.

Tu nombre, Guadalupe,

suena estruendo en el vacío.

De algarabía me estremezco,

me recorre escalofrío.

El lucero de tus ojos

congrega las miradas,

la miel de tus lágrimas

añoranza de alborada.

La luz de tu rostro,

con misterio nos guiara,

por el sublime recorrido

del almíbar de tu cara.

El palpitar de tus labios,

faro para quien va perdido,

y hablarte desde dentro

con el corazón encogido.

El quiebro de tu cintura

a los tuyos te acerca,

sutil manera de llamarnos

a beber de tu alberca.

Sevilla te suspira

desde el suelo y los balcones,

como el hambriento que mira,

lo que arde en los fogones.

No corras tanto,

llévala con mimo capataz,

que dé tiempo a recrearse,

en lindeza tan audaz.

Cae la cera a borbotones

formando tu candelería,

entre varales crece, gótica,

Catedral de la anarquía.

Se cincela el compás

a medida de la bambalina

con mecida de bordados

sobre terciopelo azulina.

Sin estar seguros

acordamos ponerte un nombre.

Hoy nos convences tú

el acierto de aquel hombre.

Tu cara y boca recogidas

en sublime compendio de arte.

Niño talla sobre ciprés,

Luis Álvarez Duarte.

Cementerio de Sevilla,

árbol, la materia elegida,

recuerdo de los que no disfrutan

con la nueva amanecida.

Hoy esas manos rudas

siguen devastando la madera

y soñando atardeceres

de perpetua primavera.

Perdido estaba

sin rumbo y sin destino

y en tus ojos, Guadalupe,

apareció mi camino.

Elegante y con age

se mece tu costalero

porque el sueño del niño

es ahora sonajero

que pasea bajo palio

de la noche la más bella.

Cincuenta años pasan

de mocita a doncella.

Estimulas tú mi vida

avivando mi felicidad,

compromiso conmigo primero

actuando en honestidad.

Querer, por encima de todo,

al que odia sin entender. Comprender a los que no me quieren

aunque no sepan volver.

Llenas mi alma, madre mía,

de loco amor por mi compañera.

Guadalupe mi pasión desbordas,

cofradía, Las Aguas, mi bandera.

Foto: Juan Alberto García Acevedo.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.