Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes de los Difuntos
  • lunes, 11 de noviembre de 2019
  • faltan 146 días para el Domingo de Ramos

El calcio y la vitamina D en las mujeres de más de 65 años reducen el riesgo de fractura de cadera


Sevilla Información. El tratamiento con suplementos de calcio y altas dosis de vitamina D puede ayudar a reducir el riesgo de fracturas de cadera y vertebrales en las mujeres mayores de 65 años, por lo que se considera adecuado su empleo en aquellas con osteoporosis, así como en mujeres menores de esta edad también con esta patología y factores de riesgo de fracturas. Respecto a la osteoporosis postmenopáusica, los expertos consideran adecuado realizar una densitometría sólo a mujeres mayores de 65 años con riesgo de tener una fractura de estas características.

Así se desprende de un estudio realizado por la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía (AETSA), dependiente de la Consejería de Salud, para analizar la efectividad y uso adecuado de las distintas intervenciones ante los problemas asociados al climaterio.

El climaterio es el periodo de la vida de la mujer que se extiende de dos a ocho años antes de la fecha de la menopausia hasta dos a seis años después de la última menstruación. En la actualidad, existe controversia a la hora de definir los problemas que pueden asociarse realmente al climaterio y la postmenopausia -a partir de los 12 meses de la fecha de la última regla-, así como la necesidad de tratarlos y el modo de hacerlo.

En este sentido, y en el marco del Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud, AETSA ha elaborado un documento de consenso, partiendo de una revisión sistemática de la bibliografía científica y el apoyo de un panel de expertos. La revisión, realizada con la colaboración del Centro Cochrane Iberoamericano, parte de un documento previo que sintetiza evidencias disponibles y ensayos clínicos aletorizados.

Con los resultados del informe, la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias ha elaborado dos documentos complementarios. Uno está dirigido a profesionales, con el formato de un manual que pretende sintetizar la evidencia sobre el tema, y otro está dirigido a mujeres, en un estilo divulgativo alejado de tecnicismos, con la finalidad de facilitar información basada en la mejor evidencia disponible sobre la menopausia. El informe puede consultarse en la página web de AETSA, en la dirección www.juntadeandalucia.es/salud/aetsa.

Síntomas

Los resultados publicados en este documento indican que los síntomas vasomotores y la sequedad vaginal son los problemas asociados de manera más consistente con el climaterio y la postmenopausia, mientras que con menor frecuencia lo hacen las alteraciones del sueño, las molestias urinarias, la disfunción sexual, los cambios en el estado de ánimo y en la calidad de vida.

La revisión realizada pone de relieve que entre los tratamientos hormonales que han demostrado efectividad para los síntomas vasomotores y de sequedad vaginal se incluyen los estrógenos con o sin progestágenos, aunque esta efectividad está ligada al uso, por lo que cuando dejan de emplearse, desaparece su efecto.

Con relación a la llamada terapia hormonal sustitutiva (THS), existen evidencias de que el empleo de estrógenos puede reducir el riesgo de fracturas y cáncer colorrectal, al tiempo que, especialmente en determinados casos, puede incrementar el de aparición de determinados problemas de salud, especialmente de tipo cardiovascular.

Por su parte, la asociación de estrógenos y progestágenos, necesaria en mujeres que conservan el útero, puede conllevar además un aumento del riesgo de cáncer de mama, especialmente cuando su uso se prolonga más allá de los cinco años. Por estas razones, el informe concluye, de forma global, que los efectos perjudiciales de los estrógenos son probablemente mayores que sus beneficios potenciales para la prevención de determinadas patologías crónicas.

Para otros tratamientos no hormonales o alternativos, especialmente los derivados de la soja o incluso otras técnicas, el documento señala que la evidencia sobre su efectividad es menos sólida, ya que la calidad de los estudios en los que se sustentan es baja, suelen estar basados en muestras pequeñas e incluyen información limitada o nula sobre efectos adversos. Por este motivo, sus resultados no se pueden generalizar.

Finalmente, los resultados del panel de expertos indican que no es adecuado tratar a mujeres sin síntomas, o con síntomas que ellas no perciben como problemáticos. Junto a ello, se considera apropiado tratar con estrógenos a mujeres sanas, sin factores de riesgo y que presenten síntomas vasomotores -los conocidos 'sofocos'- que afecten a su calidad de vida, así como su empleo como tratamiento local para los síntomas que ocasionan molestias vaginales.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.