Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Carmelo
  • miércoles, 17 de julio de 2019
  • faltan 263 días para el Domingo de Ramos

Tarde de tristeza y gloria en San Leandro, ante el Santísimo Cristo de la Bondad


 Arte Sacro. El pasado sábado 3 de noviembre, la lluvia hacia de las suyas haciendo un pronostico de casi al cien por cien de la suspensión de la salida procesional del Santísimo Cristo de la Bondad del Carmen de San Leandro. Pasadas las 17 horas, la Agrupación Musical de Nuestra Señora de Valme llegaba interpretando marchas ordinarias en pasacalles hasta el templo; inmediatamente, Juan Ojeda, Hermano Mayor de la corporación gloriosa carmelitana, reunía en cabildo de oficiales extraordinario para decidir si salir a la calle o no. Tras escasos diez minutos, la junta de gobierno salía de los salones parroquiales en el que sus caras preludiaban lo que casi todos los asistentes tenían asumido, aun así, comunicaba a este portal que volverían a reunirse en diez minutos, ya que tanto el CECOP como la Agencia Estatal de Meteorología, les pedía un poco más de tiempo para ofrecerle datos mas exactos.

 Tras la segunda reunión, el Hermano Mayor se dirigía a los asistentes anunciando que este año 2012, el Cristo de la Bondad no procesionaria, siendo este consolado por la masiva de aplausos en el templo donde reside esta Hermandad de Gloria.

Posteriormente, toma la palabra la Mayordoma (Esperanza Gracia Bobo) y comenta que el pasado año, un joven músico de la formación musical que acompaña al nazareno, suspendió voluntariamente su operación de corazón por no querer faltar a la procesión de 2011, quedando este a estar expuesto a graves consecuencias de salud, si no entraba en quirófano. Bien sea suerte o milagro, al final de toda esta historia no tuvo que someterse a dicha operación, y con motivo de agradecimiento, el joven entregaba un ramo de flores a los pies de tan bella imagen que realizara Ángel Rangel.

El paso fue llevado a cargo del joven capataz Pedro Velázquez, que lo hizo en el interior del templo, a son de música procesional, haciendo acto de homenaje al cinerario San José, en el que posteriormente se colocó un ramo de flores y se rezó por los hermanos difuntos, citando a cada uno de estos desde el ambón de la Iglesia. También hubo homenaje por el famoso saetero Pepe Perejil, en el que se interpretó una marcha dedicada a tan insigne cofrade, tocando el llamador uno de sus hijos allí presentes.

No podía faltar el saludo a la Virgen del Carmen, (en el que se registran en las Reglas de esta Sacramental Hermandad) rezando una salve ante la imagen que en su día tallara el imaginero Francisco Buiza.

Al templo acudieron las Hermandades del Rocío Castrense, Candelaria Madre de Dios  y Pastora de Santa Marina;  y por parte del Consejo General de Hermandades y Cofradías, el delegado de Sacramentales Víctor Antonio de Padilla; al igual que el cuerpo de acólitos de la Hermandad de Pino Montano dirigido por Carmelo Gómez y el joven escultor Enrique Calero, que ha realizado el estreno de una miniatura de un San Benito Abad para la trasera del canasto del Santísimo Cristo de la Bondad.

Cabe no faltar en citar a que hermandades como Carmen de Calatrava, Anunciación de Juan XXIII, Resurrección de la Rinconada y Nuestra Señora del Rosario de San Jerónimo, llamaran telefónicamente al Hermano Mayor con motivo de disculpa por la no asistencia al acto, por las causas meteorológicas.

Fue una tarde de dolor y a la vez de gloria, todo este hecho se terminó a las 19,35 horas aproximadamente, quedando anecdóticamente que es la primera vez que esta imagen pasionista se queda sin procesionar por las calles de la huerta del Carmen.

Fotos: Israel Viretti.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.