Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • lunes, 17 de enero de 2022
  • faltan 83 días para el Domingo de Ramos

La saga de los Gámez. José Luis Garrido Bustamante


La música cofrade experimentó un auge indudable en el curso de la que alguien llamó “la era de los Pedros”, unos años tan respetuosos que a todos se les nombraba anteponiendo el don a cada nombre de pila. No como ahora que un día sí y otro también el despechugado reportero de la tele le acerca el micro lo mismo a un catedrático que a un artista multipremiado apeándole el tratamiento hasta el degradante tuteo.

Los “dompedros”, con nombre de flor silvestre, eran don Pedro Gámez, don Pedro Braña y don Pedro Morales. Vive el último, que debe andar por los noventa y pico de años. Desaparecieron los dos primeros y ahora acaba de morir el hijo de don Pedro Gámez, músico excelente como su progenitor y padre de músico también de cuyo óbito acaba de darnos cuenta en el ABC Francisco J. González del Piñal Jurado que es moderador de la tertulia musical “Portacoeli”.

Leyendo el texto de su necrológica, pulido, entrañable y bien documentado, nos enteramos que el hijo Javier del finado es hoy director del Conservatorio sevillano, en el que su padre ocupó la plaza de catedrático de violín por traslado desde la de Tenerife en donde permaneció ocho años tras ganar las oposiciones y abandonar por ello el puesto que ocupaba en la Municipal hispalense.

Una saga esplendida  de músicos. De don Pedro Gámez nos acordaremos siempre los que hacíamos radio cofrade una vez por semana en la radio de aquellos días por su cercanía y afabilidad.

Siguió los paso de Juan Vicente Mas que le había precedido hasta su ascenso a capitán en la dirección de la Banda del Regimiento Soria nueve, entonces acantonado en el cuartel de Infantería de la calle Jesús del Gran Poder, y estrechó los lazos que ésta había establecido con Radio Vida que funcionaba en la calle Trajano, como quien dice a unos pasos del acuartelamiento castrense.

Don Pedro era tan buen músico, compositor y director de orquesta que contrastaba verle vestido de caqui, con botas altas y casco de acero levantar la batuta y mandar a sus soldados “Pasa la Virgen Macarena…” ¡Mar!

Foto: http://www.patrimoniomusical.com 










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.