Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Pascua
  • miércoles, 17 de abril de 2024
  • faltan 361 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Devoción desbordada de Lora del Río a su excelsa Patrona, Nuestra Señora de Setefilla Coronada


Manuel Pinto Montero. Lora del Río vive su día grande en la jornada del 8 de septiembre, Festividad de su venerada Patrona, Nuestra Señora de Setefilla Coronada. En este día todos los loreños se postran ante las plantas de su Patrona y peregrinan hasta su Santuario en una de las mayores romerías de la comarca de la Vega del Guadalquivir. Pero este año era especial, la Santísima Virgen se encuentra en su pueblo desde el pasado año que tuvo lugar su tradicional venida. Este año en la Iglesia Parroquial se ha celebrado la multitudinaria novena ante la imagen, tallada por Agustín Sánchez Cid tras los sucesos del año 36. Desde este Templo loreño ha procesionado la bendita imagen cumpliendo la tradición de levantar sus andas al entonar el Santa María durante el rezo de las letanías mientras un pueblo entero esperaba arrodillado.

Desde ese preciso momento su pueblo fervoroso paseó a la Santísima Virgen de Setefilla por unas engalanadas calles con flores de papel de tonos azules. Una abarrotada Parroquia de la Asunción no se separaba de la serranita hermosa, mientras la plaza, que lleva el nombre de la Patrona, esperaba impaciente la salida de la Santísima Virgen que procesionaba bajo su templete de plata que la cobija cada vez que procesiona. Para su gloriosa procesión por el pueblo es colocado el templete sobre unas andas que son exornadas con nardos en las jarras de las esquinas. Cuatro faroles de plata alumbraron a la Virgen en su caminar por el pueblo. En la delantera un angelito porta el Bastón de Mando.

Nuestra Señora de Setefilla luce en esta ocasión saya y manto de tonos verdes bordado. En sus manos sostiene a su divino Hijo, que lucía túnica a juego con la venerada talla. Sobre sus sienes portó la corona de oro que, el entonces Arzobispo, don Carlos Amigo Vallejo le impuso en la Plaza de la Coronación el 8 de septiembre de 1987. El bello conjunto iconográfico queda enmarcado en ráfaga dorada.

No le faltaron hombros a la Virgen para poder pasear por su pueblo y es que es un orgullo para los loreños el poder llevarla. Tanto hombres como mujeres portaron a su Patrona en un esfuerzo por meterse bajo sus plantas. Gran devoción la que sienten sus vecinos por la Virgen de Setefilla que emocionados y con lágrimas en sus ojos la recibieron en sus casas, momento que sólo sucede cuando la Virgen se encuentra en Lora del Río. La Virgen de Setefilla volvía su mirada hacia aquellos devotos que impedidos o enfermos le rezaban por unos instantes.

Con la luna como testigo la Virgen de Setefilla, el lucerito de la sierra de Lora del Río, recibió las oraciones y los vítores de un pueblo que se une para honrar a su Patrona. En volandas la Virgen recorrió las calles de su pueblo entre la emoción de todos los loreños. El canto de la salve, los vivas y vítores a María Santísima de Setefilla pusieron el sonido al día más esperado por el pueblo de Lora. Las andas de la Virgen, a las órdenes de su capataz, se volvían en cada esquina para que la Virgen bendijera cada rincón de su pueblo.

Momentos de júbilos que quedan en la memoria y en la fe del pueblo de Lora del Río que siente muy cerca el amor a la Santísima Virgen María, bajo la histórica advocación de Setefilla, que culmina ya ese tiempo de gracia de tener a su bendita Patrona en el pueblo ya que se inicia la preparación del regreso a su Ermita enclavada en plena sierra. 

Fotos: Manuel Pinto Montero. 










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.