Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Rosario
  • sábado, 24 de octubre de 2020
  • faltan 155 días para el Domingo de Ramos

Resumen del 2008 en Sevilla: las salidas extraordinarias


 Eduardo Fdez. López. 2008 ha sido sin duda un año extraordinario, y es que aunque no hayamos tenido ninguna coronación como en los últimos años han sido numerosas las salidas extraordinarias que se han producido a lo largo del año.

Salidas extraordinarias que se han llevado a cabo por muy diferentes motivos, desde importantes aniversarios como los 500 años de la hermandad de la Trinidad al hermanamiento entre las hermandades de La Sed y el Polígono de San Pablo.

Y de extraordinario podemos calificar también al traslado que en una soleada mañana del mes de abril celebró la hermandad del Gran Poder hasta la que iba a ser durante varios meses su casa, el convento de Religiosas Capuchinas de Santa Rosalía. Este traslado fue multitudinario aunque no tanto como el de vuelta llevado a cabo en el mes de noviembre.

El 4 de mayo el ciclo de procesiones lo abría la Virgen del Prado del Porvenir, que salía por las calles de su barrio tras muchos años celebrando así la hermandad de La Paz el 430 aniversario de la talla. La Virgen para la ocasión fue en el paso de la Hermandad de Santa Genoveva, el utilizado para la custodia y en el que salía la Milagrosa.

 El 31 de ese mismo mes salía por primera vez el Inmaculado Corazón de María de Torreblanca en una procesión que ya comentamos en nuestro resumen de las Glorias pero que hoy queremos volver a recordar.

Tras el verano llegó lo gordo, la hermandad de la Trinidad celebró el 7 de septiembre con una salida extraordinaria celebrando su medio milenio de vida. Esta procesión nos brindó la oportunidad de contemplar en el paso del Cristo de las Cinco Llagas el crucificado, la Virgen de la Esperanza, San Juan y María Magdalena, una iconografía bien distinta a la que vemos cada Sábado Santo.

Esta procesión inauguró un ciclo que prácticamente tendría continuidad durante todas las semanas hasta mediados del mes de noviembre.

Una semana después comenzaban los actos del hermanamiento de las hermandades de La Sed y el Polígono con el traslado de la Virgen de Consolación en su paso pero sin palio a la parroquia de San Ignacio de Loyola, la Virgen fue por la mañana en rosario de la aurora y volvió por la tarde en procesión.

 El día 20 tuvimos la oportunidad de ver por primera vez bajo palio a la Virgen de los Dolores de San José Obrero en una procesión que todos esperamos que tenga continuidad por su gran acogida.

La Virgen iba en el palio de la hermandad del Cautivo de San Pablo.

Un día después la hermandad de La Esperanza de Triana trasladaba a sus titulares a Santa Ana para el inicio de las obras en su capilla.

El 11 de octubre la Virgen del Rosario visitaba en esta ocasión a la hermandad de la Sed, este traslado tuvo que realizarse más rápido de lo normal debido a la amenaza de lluvia. Al día siguiente la Virgen del Rosario regresaba a su barrio en la segunda de las tres procesiones previstas por ambas hermandades por este hermanamiento, procesiones muy discutidas por muchos aunque muy bien acogidas también.

 Y como debe de ser en las procesiones extraordinarias, es decir que nos den la oportunidad de ver algo distinto a lo habitual no iba a ser menos la hermandad de la Redención para celebrar el cincuentenario de su Cristo titular.

Aunque no pudo celebrarse todo tal y como estaba previsto debido a la lluvia, pudimos ver al Señor de la Redención procesionar solo en el paso del Cristo de la Sed.

Ese mismo día la hermandad letífica de Nuestra Señora del Prado trasladó a su imagen titular desde la parroquia de Santa Cruz a su sede canónica en la Colegiata del Divino Salvador, sería la última de las hermandades en volver a este emblemático templo.

Para la ocasión la Hermandad Matriz de Higuera de la Sierra cedió su paso para este traslado, muy bien acogido también por los sevillanos.

 El 25 de octubre la protagonista sería la agrupación parroquial de la Milagrosa de Ciudad Jardín que celebraría la bendición su nuevo titular, el Cristo de la Esperanza en el Puente Cedrón, con una salida extraordinaria por el barrio en el paso del Divino Perdón de Parque Alcosa.

Ya en noviembre vivimos una segunda Madrugá con el traslado de los titulares del Gran Poder a su basílica y la salida extraordinaria del Cristo de las Tres Caidas de Triana. El vecino más antiguo de Triana presidía un pontifical ante el lugar en el que se creó su hermandad, el convento de las Mínimas, recorriendo después en una multitudinaria procesión las calles de Triana. Esta celebración nos dejó la última de las estampas inéditas, el Cristo de las Tres Caidas solo en un paso, en el del Varón de Dolores de la hermandad del Sol y con los candelabros del Nazareno de la Salud de la Candelaria.

La Inmaculada del Santo Ángel también procesionó de manera extraordinaria para celebrar los 400 años de este templo carmelita. 

Y para terminar, con motivo del 50 aniversario de la salida procesional de la Virgen de la Cabeza la hermandad de las Siete Palabras celebró un rosario de la aurora con su titular hasta la iglesia de San Juan de la Palma.

La Virgen iba en las andas de la Virgen del Rosario de Monte-Sion, las mismas que la hermandad del Museo utilizó para el traslado de la Virgen de las Aguas, que junto al Cristo de la Expiración fueron trasladados desde su capilla a la iglesia de San Gregorio, teniendo el honor de ser las últimas imágenes de Sevilla que salieron a la calle en 2008.

 

Fotos: Francisco Santiago, Juan Alberto García Acevedo, Eduardo Fdez. López y Mariano Ruesga Osuna.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.