Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • jueves, 01 de octubre de 2020
  • faltan 178 días para el Domingo de Ramos

X años de Arte Sacro. Un año cargado de celebraciones. Isabel Serrato Martín.


A todos los que hacen posible el día a día de ArteSacro.
A Sonia, la primera mujer de estos diez años.
A Curro, que algo tiene que ver en este artículo.

Cuando los aniversarios se cumplen de una manera redonda nos apresuramos con ilusión a celebrarlo. La mejor celebración, tengo claro, es el día a día, el seguir unidos a un proyecto que desde el minuto uno nos pareciese apasionante, pero mantenerse en el tiempo, es cierto, hay que celebrarlo.

Sevilla y sus asuntos cofrades, tienen mucho que celebrar en este 2014. Seguro que en el tintero me dejo alguna efeméride pero desde esta oportunidad que siempre me brinda mi web, lo siento Paco pero la siento mía, quiero destacar lo que destacará en este décimo cuarto año del tercer milenio.

Mis abuelos llegaron desde Salamanca al sevillano barrio del Cerro del Águila hace más de cincuenta años y llegaron con la misma ilusión y el mismo trabajo con el que los hermanos paseaban entre nardos a su Virgen de los Dolores en los cálidos o lluviosos últimos sábados septembrinos.  Y cuando pasaron veinticinco años, afincados de lleno ya en el barrio, fueron una pareja más de vecinos que hicieron posible que María y su Hijo alcanzarán la Catedral con el orgullo del trabajo, dedicación y años vencidos. Por tanto en el barrio donde se pudieron sembrar mis primeras raíces cofrades, se destaca y se celebra en este 2014, el vigésimo quinto aniversario de la primera Estación de Penitencia a la Catedral de los hermanos del Cerro.

Sesenta años de la corona de amor al Auxilio de los cristianos, la primera imagen de la Virgen a la que mi madre rezó, como buena salesiana que presume de ser. María Auxiliadora, de madre a madre, sigue cuidándola siempre.

Y setenta y cinco primaveras se cumplen en el Porvenir, setenta y cinco años llevando la Paz al mundo en la Victoria del Señor. Que el blanco caminar de mis hermanos en el Domingo de Ramos sean setenta y cinco besos que no te dí cuando la obligación me llamaba.

Setenta y cinco años también de la mejor faena que se contempló en el barrio torero de San Bernardo. La llegada a nuestras vidas de la Virgen del Refugio y el afianzamiento en su barrio es leyenda viva del amor a una madre. Y así se ha demostrado en las flores y en los besos que los más pequeños llevaron a sus plantas, o en ese multitudinario y tempranero rosario de la aurora o en cual vigilia en la oscuridad de un verso… todo culminado con la gracia y el arte con el que en San Bernardo se hacen las cosas.

El primer titular que debe abanderar el cristiano es Dios inmolado en su altar, en su sagrario, siendo el primer sagrario de la historia, el vientre de María. Y bien lo saben en la Exaltación que desde hace cincuenta años decidieron fusionarse con la Hermandad Sacramental de Santa Catalina. No ha podido ser la mejor de las celebraciones, poder conmemorar el medio siglo de fusión, volviendo al templo que sigue cayéndose aunque parezca o parece que empiezan los movimientos para la no pérdida de tal joya arquitectónica.

Año Jubilar en la Plaza del Museo, cuatrocientos años de la Capilla que guarda el último suspiro del Dios sevillano, el que nunca muere. Capilla que en los primeros fríos recibe el Amparo de María siempre en Aguas del Museo. Y este año también, contemplaremos como el Cristo que no muere cumple lo anhelado, presidir el Vía Crucis del Consejo, en el merecimiento del cumplir de los años, de las tradiciones y del buen hacer de esta hermandad.

“… suspiro por el que en San Lorenzo María recibe el más dulce de los nombres.” Así en la plaza del que manda, también están de aniversario, quizás menos sonante, quizás menos explosivo, pero tan especial como, por ejemplo, lo que en el arco está ocurriendo o como en el porvenir o San Bernardo celebrando. Una Virgen morena, de belleza en el rostro y el nombre, inigualable, como el poeta le dijo a la dueña de mis sueños, cumple noventa primaveras. Felicidades sinceras a los hermanos de La Bofetá, mucho bueno tenéis que celebrar y mucho bueno os está por llegar.

Y si en el 2013 para quien escribe se celebraron diez años del primer año que cambiaría mi vida, en 2014 uno más, es entonces cuando lo tengo que escribir. El de las manitas atadas, el Dios de mi camino, la figura del hombre bueno, cumple ochenta y seis años en la calzada. Sé que no es un número redondo, pero no puedo pasar por alto sus días a nuestro lado. Como no puedo pasar por alto los cincuenta años de la primera agrupación musical, la que tantos años acompañó al reo de la calle Oriente, la que tantos años puso celestial música a la condena injusta del más hermoso de los hombres, cincuenta años de los amigos de  la Agrupación Musical Santa María Magdalena del Arahal.

Y esta casa, esta página web, este rincón cofrade de Sevilla está de aniversario. Está de aniversario el esfuerzo, el trabajo, la constancia, la elegancia al informar, la delicadeza al opinar. Están de aniversario Paco y sus “chicos”, los Acevedo y sus amigos, Pepelu y los suyos, K-pirote… ArteSacro cumple diez años, que si tan rápido se escriben, como suspiro han pasado. Cuando se está a gusto haciendo y realizando un proyecto, el tiempo vuela. ¿Sofocones? Claro que habrá habido, pero las alegrías los borran, así es la vida y así es una web tan humana como la que hoy recoge mis palabras.

Web de cabecera para el cofrade, periódico en la distancia para el exiliado, noticiario y agenda de las hermandades, álbum de fotos para el que no puede llegar a cada uno de los rincones… así es ArteSacro. Y si no es por amor a nuestras costumbres, a nuestras tradiciones, esto, no habría salido adelante, créanme. No soy nadie para decirlo y siento la necesidad de premiar, con mis torpes letras, lo que radian los ojos del equipo humano de ArteSacro.

Y justo diez años que coinciden con el mejor de los aniversarios que se puedan contemplar en Sevilla. Justo diez años cuando hace cincuenta de la coronación de la Esperanza que ha de guiar nuestras vidas. No hay otro invento que valga.

Todo se prepara en la hermandad del arco, todo va llegando, como cada peregrino que alcanza indulgencia plenaria a sus plantas. Mayo se acerca, presuroso, cual gigante con sus pasos y lo que nos toca vivir es una suerte. Alcanzando Madre o no aquel escenario soñado, con el altar maravilloso que se pueda o no montar en la Santa Iglesia Catedral, con el sitio que acoja los besos a las manos de quien todo lo puede con su nombre, todo será poco para tan especial aniversario. Sevilla en un suspiro para rezarle a la Macarena… Se completará en su mirada un 2014 cargado de emoción, de sevillanía…

Y como digo todo coincide con el año que esta casa cumple diez maravillosos años. No me queda más que apostar por otros diez, veinte, otros cincuenta años más. Que ArteSacro nunca pase de moda, que se modernice al tiempo que suma seguidores, que siga siendo la web que tantos buscan a las 00.00 horas para ver que nos deparará el día cofrade. Le pido al tiempo que me deje encontrarme con cada miembro del equipo al volver la esquina buscando los eventos que nos preparen nuestras hermandades. Le pido al Señor de la Presentación que los cuide, a mi Esperanza que los guíe y a mi Pastora del alma, la que tanto nos une, que los siga protegiendo bajo su manto.

Enhorabuena amigos, el año de la indulgencia en la Esperanza, diez años de trabajo, ¿se puede pedir más?

Gracias por estos diez años, gracias por todo lo bueno que aportáis a este mundo que sin vosotros sería menos alegre, menos emocionante, hasta puedo decir, que sin vosotros, sería menos cofrade.

¡¡¡Gracias siempre!!!










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.