Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • jueves, 01 de octubre de 2020
  • faltan 178 días para el Domingo de Ramos

X años de Arte Sacro. Exaltación... de Arte Sacro. Francis Segura Márquez


¿Quién podrá negarse a convertirse en Valle cuando Ella pase? Ya lo hemos dicho, y lo repetimos por si acaso alguien no percibió el mensaje. La Semana Santa lo transforma todo. La propia Semana Santa se ha dejado transformar…y ahora la veo más guapa que nunca, porque en esos cambios la hemos hecho a nuestra manera, con nuestros medios y nuestras capacidades.

La Semana Santa de los niños de este colegio no será la misma que la que nosotros vivimos, y aún más, seguirá cambiando en estos próximos años, pero seguro que nunca cabrá en ninguna aplicación móvil de última hora. Por eso, porque no cabe de una vez en ningún espacio digital, sé de un buen equipo de profesionales que llevan diez años intentando reflejarla, intentando retratarla y dar forma a un medio que sirva de verdadera difusión a la Semana Santa.

Negarle a Paco Santiago y Artesacro el papel que tienen de decanos de la digitalización y difusión por Internet sería incurrir en un grave error. Negarlo sería casi que no ponerle la rampa al Salvador para que saliera la Borriquita, en ese Domingo de Ramos en que aún los objetivos y los pases están esperando que en esa Entrada en Jerusalén, que este año volvemos a estrenar, Sevilla sepa encontrar la humanidad redentora del único Cristo que pasa bendiciéndonos verdaderamente a todos.

Artesacro en todos los rincones de la Semana Santa. Cuando pasa el Cristo de la Sed por las amplias avenidas camino del centro, por allí los encontramos. Cuando el Cristo de la Salud de la Carretería retuerce la noche del Viernes Santo y parece que vuelve apresurado, y en realidad no vuelve porque no ha salido casi de su barrio, allí están ellos.

Cuando el Señor de las Penas de San Vicente tuerce la cara, como no queriendo salir en la fotografía, pasando como uno de tantos, allí están ellos. Cuando la hermandad de Padre Pío se echa a la calle el Viernes de Dolores, allí también está Arte Sacro junto al nazareno de la Salud y la Clemencia. Artesacro está con los cofrades del Cautivo de San Pablo, que transfiguran con buena voluntad el sino del destino que les viene marcado desde la cuna. Artesacro, que se lanza a las calles para que disfrutemos recordando aquello que se nos escapó, y abre su ventana como la del Cristo de la Salud y Buen Viaje. Pero Artesacro tiene un titular y un patrón extraordinario.

No le falta un peregil
aunque Peregil le falta.
Tiene una cuadrilla alta.
Tiene el cirio en el cuadril
de un nazareno. El perfil
del Cristo, marca Roldán.
Tiene una cruz en chaflán
que no ve la cofradía,
y la añoranza le guía
desde Sol a San Román.

Tiene un sayón y una soga
y otro sayón y una cuerda,
y un sayón que no se acuerda
de ponerse en pie y deroga
por un ratillo y prorroga
de Pilatos la condena.
¡Quieta, quieta, yegua buena!
Dice el romano a caballo,
mientras asume su fallo
Dimas por la cruz ajena.

Guardabrisas tres a tres
del canasto en las esquinas
donde lloran las espinas
ángeles. Sobre los pies,
que hasta las cuerdas se mecen.
Los claveles aparecen
salpicados, y diría
que es balcón la crestería
donde plantados florecen.

Pinta por su Exaltación
diagonal equilibrada.
Está su cruz medio alzada
encima de la traición.
La envidia del mal ladrón
vuelve la cara y nos mira.
Y Jesús, que aún respira
mira hacia Dios anhelante:
“Perdona al que por delante
de mis cuerdas recio tira”.

Celeste, gris, plateado…
el palio color no tiene.
Deja que el dolor lo llene
de Lágrimas, y en salado
fanalillo inmaculado
guarda a la Virgen llorosa.
Siendo Mater Lacrimosa
llora la cera también,
y es pleamar el vaivén
que por su llanto rebosa.

Al Cristo quiero nombrarlo
porque es el tiempo y el día,
patrón de los de Artesacro
y ustedes querrán que diga
por qué motivo me invento
tal patronazgo. Me inspira
pensar que los que trabajan
por esa web y la animan,
y hacen cada medianoche
que nos lleguen las noticias,
y los fotógrafos dejen
su alma en las galerías,
están a cada momento,
cual sayón en su rutina,
igual que aquellos que van
en el paso que os decía.
Sayones de Los Caballos,
pero buenos. Se limitan
a publicar lo que mandan
al correo las cofradías.

Si les pedimos que vengan,
vienen y nos publicitan,
escriben sobre nosotros
si les pedimos que escriban.
Yo no sé si los sayones
de aquellos tiempos serían
tan malos como parecen
los que en los pasos le aplican
a Jesús el Nazareno
caña y corona de espinas.
Sayones son para todos
los medios, los periodistas,
y no piensan que no siempre
se buscan malas noticias.
Los tratan como sayones,
los ponen de sanedritas,
más si no fuera por ellos
muchas veces, no podrían
muchos sentir como sienten
las cosas de cofradías.

Sayones de Los Caballos
los de Artesacro. Primicia.
Sayones que con su esfuerzo
ayudan y glorifican.
Cristo sin tener sayones
no habría entregado la vida,
no se habría dado a todos
sin distinciones ni cismas.
Sayones de Los Caballos
los de Artesacro. Primicia.
Que tiran de muchas cuerdas
y al final quedan unidas,
viviendo con Artesacro
la Pasión según Sevilla.

Foto: Francisco Santiago










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.