Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • miércoles, 30 de septiembre de 2020
  • faltan 179 días para el Domingo de Ramos

X Años de Arte Sacro. Hasta siempre muchacha. Francisco Narbona


Cuantas cosas han ocurrido en estos 10 años de Arte Sacro. Cuantas y cuan distintas que diría un castizo. Entre ellas mi despedida de esa amiga fiel que nunca me engañó y que siempre estuvo a duras, las que más y maduras, que también las hubo. Una amistad de 34 años forjada en lamentos mas que en risas pero que dejó una cosecha de valor incalculable en ese árido campo de mi vida. Mucho de lo que soy te lo debo a ti, muchacha. Por ti, sudores y esfuerzos siempre fueron pocos.

Por ti, esa cosa llamada hombría de bien se tuvo que poner una y mil veces encima de la mesa, exactamente las mismas que el término cordura se trocaba por otro que con el rima en consonante en total y absoluto antónimo. Pero, muchacha, cuantos bellos momentos vivimos juntos. Cuantos olores nos subyugaron. Cuantos pentagramas nos deleitaron y llenaron nuestra relación de magia sublime.

Cuanto te añoro muchacha, siempre dispuesta a recibirme sin una mala palabra, sin un mal gesto, siempre igual de dispuesta, siempre igual de esbelta, siempre con esa atracción inexplicable que a ti me arrastró una y otra y otra y otra vez… Como añoro tu color canela, la suavidad de tu envés, la forma inconfundible de pegarte a mi, siempre los dos en uno, inseparables. Como explicarle al mundo, muchacha, el porque y el por como de quererte tanto y tanto. Te llevas lo mejor de mi vida, lo mejor de mi alma.

De mi lo sabes todo. Contigo lo di todo. Mis cuitas y mis promesas, juntos las compartimos. Tu y yo, muchacha, juntos, juntos, siempre juntos. Hasta siempre muchacha de mi vida. Hasta siempre fiel compañera. Que Dios siempre descanse en tu regazo, porque tu y solo tu, eres el alma de las almas de Sevilla.

A Antonio Salés Trillo, el mejor costalero de todas las historias de costaleros del mundo. Bendito seas por siempre y bendita esa muchacha llamada trabajadera que nos unió.

Foto: Francisco Narbona










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.