Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Pascua
  • viernes, 16 de abril de 2021
  • faltan 359 días para el Domingo de Ramos

Provincia. La Asociación de Terapias Ecuestres Paso a Paso celebró la Primera Pará en la Calle Real a beneficio de los niños discapacitados


 Arte Sacro. El pasado sábado 13 de marzo a partir de las 21:00 h. tuvo lugar en la Casa de Hermandad de la Calle Real de Castilleja de la Cuesta la Primera Pará, una noche flamenca a beneficio de la Asociación de Terapias Ecuestres Paso a Paso, dedicada a la ayuda de niños discapacitados.

El fin principal de dicha asociación es la promoción de las actividades y sesiones de las distintas disciplinas relacionadas con las terapias ecuestres para la mejora de las condiciones de vida de personas discapacitadas y personas en situación o riesgo de exclusión social, así como a colectivos específicos como víctimas de maltrato, personas con enfermedad crónica o terminal o personas con trastornos alimenticios.

La presidenta de la asociación es la hermana de la Hermandad Carmen Goncet Cano, promotora de este evento solidario. Desde que ella se adentró en esta Asociación sin ánimo de lucro, para luchar por su hijo, ha conseguido que una empresa multinacional les haga el proyecto de obra y los planos de la construcción para las nuevas instalaciones que pretenden construir en las dos hectáreas y media que han conseguido de la Administración para desarrollar sus terapias en un paraje natural.

 Paso a paso está formada por padres que acogen a personas, pero fundamentalmente a niños, con gran humanidad y mimo.

El evento contó con la organización de la Asociación Paso a Paso, de la Hermandad Sacramental de la Inmaculada Concepción y del Grupo “Amigos rocieros”.

En el apartado musical intervinieron Javier Alpresa, Diego y Rufino de los Reyes, Caléndula y José Antonio Leal, entre otros.

La entrada fue gratuita, pero los beneficios que se recaudaron en el Bar, donde se pudieron degustar unas exquisitas tapas caseras, fueron destinados a la mencionada Asociación. Asimismo, las conocidas buñoleras de la Calle Real endulzaron el paladar de los asistentes y aportaron beneficios a la causa con la venta de los tradicionales buñuelos, tocinos de cielo y chocolate caliente.

Al final todo resultó ser un éxito tanto por lo recaudado como por la gran participación y el buen ambiente de una noche de fiesta. Todo sea por causas como éstas.

Foto: Manuel Pérez Sánchez










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.