Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • martes, 16 de agosto de 2022
  • faltan 229 días para el Domingo de Ramos

San Jerónimo la devoción y alegría del barrio sevillano


Antonio Rendón. El 30 de septiembre se celebró, la velá por la festividad del santo patrón San Jerónimo de la barriada del mismo nombre. Se trata de unos de los festejos más antiguo de la ciudad de Sevilla, que se sigue celebrándose sin interrupción desde el año 1957.  La velá es similar a las ferias de los pueblos de la provincia, o la misma feria de abril de Sevilla.

Todo el barrio sale  a la procesión del Santo Patrón, cuyo Hermano Mayor Antonino Martín Estremera, acompaña  a la delantera del paso, junto al clero del barrio y varias representaciones de Hermanos Mayores de Hermandades, como la Hermandad de Resucitado de la localidad sevillana de la Rinconada, Rosario  de San Jerónimo y la propia Hermandad. También estuvo presidiendo el cortejo el Consejero Delegado del Distrito Norte, Juan García Camacho.

El exorno floral del paso estuvo compuesto de claveles rojos y entre mezclado con lirios morados. En la delantera del paso llevaba un crespón negro por el fallecimiento de hermanos vinculados a la Hermandad.

Los costaleros del paso fueron caminando a las órdenes del martillo de los capataces Carlos Dorado y Manuel García, ayudado por los auxiliares José Antonio Chavo y Juan Ortiz.

La parte musical que acompaño a San Jerónimo fue la Banda Juvenil de Cornetas y Tambores Sagrada Columna y Azoted, al mando de su titular el director Rodrígo Miranda Cano. Esta Banda llevaba luto con un lazo negro todos los músicos por el fallecimiento de un componente de la banda, Mario González Camacho de 19 años, que desde los 12 años de edad formó parte de la Banda.

Todo el equipo de este portal queremos dar nuestro más sentido pésame a la familia de este gran percusionista de la banda.

Breve historia de San Jerónimo 

“El motivo por el cual se le represente a San Jerónimo, con un león es porque se encontraba meditando a la orilla del río Jordán, cuando vio un león que se arrastraba hacia él con una pata atravesada por una enorme espina.  Jerónimo socorrió a la fiera y le curó la pata por completo.  El animal agradecido no quiso separarse jamás de su bienhechor. Cuando murió San Jerónimo, el león se acostó sobre su tumba y se dejo morir de hambre.

 A San Jerónimo se le debe la traducción en latín, del Antiguo y del nuevo testamento, que llego hacer con el titulo de Vulgata la Biblia oficial del cristianismo”. 

Fotos: Antonio Rendón Domínguez










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.