Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • domingo, 14 de agosto de 2022
  • faltan 231 días para el Domingo de Ramos

El antiguo Cristo de la Preciosísima Sangre de San Benito


 Eduardo Fdez. López. El pasado viernes me acerqué a la localidad sevillana de Villanueva del Río con el objetivo de conocer de cerca a la imagen del Cautivo, antiguo Cristo de la Preciosísima Sangre de la sevillana Hermandad de San Benito.

Esta imagen recibe culto en la iglesia parroquial de Santiago el Mayor de Villanueva del Río, sin minas, templo de estilo gótico mudéjar del siglo XIV donde tiene su sede la Hermandad Sacramental y Cristo Redentor Cautivo.

Francisco, Su Hermano Mayor cuenta que aunque la hermandad sacramental ya venía existiendo desde el siglo XIX, los tristes acontecimientos de 1936 en los que la parroquia perdió todo su patrimonio artístico hicieron que la hermandad se pusiera a trabajar para la adquisición de una nueva imagen titular.

Es por ello por lo que piden a la sevillana hermandad de San Benito la cesión de su antigua imagen titular del Ecce Homo, imagen que fue realizada en 1922 por Esteban Domínguez Aguilar y que fue sustituido seis años mas tarde por la actual de Castillo Lastrucci.

 Al llegar, la imagen recibió la advocación de Jesús Cautivo y comenzó a levantar gran devoción en el pueblo, contando en la actualidad con numerosos fieles. Cada viernes de Cuaresma recibe la visita de numerosas personas permaneciendo el templo abierto ininterrumpidamente de nueve de la mañana a nueve de la noche.

Fue restaurado en 1984 por Francisco Peláez del Espino. Representa a Jesús de pie con las manos atadas a la espalda en el momento en el que es conducido desnudo ante el Tribunal de Pilatos.

La Estación de Penitencia la efectúa en la tarde del Jueves Santo, acompaña a Jesús Cautivo la imagen de Nuestra Señora de los Dolores, una dolorosa anónima aunque recuerda mucho a la producción artística del alcalareño Manuel Pineda Calderón.

Tiene un expresivo rostro con unos ojos abiertos de penetrante mirada que demuestra su profundo dolor.

Fotos: Eduardo Fdez. López










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.